Ante escasez de agua en Edomex, busca PVEM captar el agua de lluvia para hogares afectados

El Partido Verde Edomex presentó una iniciativa para instalar sistemas de captación de agua pluvial cuya infraestructura sea subsidiada en un 70 por ciento por el Estado.

Con el objetivo de buscar alternativas ante la escasez de agua que afecta al Estado de México y lograr su máximo aprovechamiento, el Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México (GPPVEM) en la entidad presentó una iniciativa para instalar sistemas de captación de agua pluvial cuya infraestructura sea subsidiada en un 70 por ciento por el Estado.

“El reto en esta materia es muy alto y las acciones han sido poco eficientes, los Verde Ecologistas estamos convencidos de que debemos poner atención en el manejo del agua, en la infraestructura hidráulica y en fuentes captadoras de agua pluvial que contribuyan al aprovechamiento eficaz y sustentable de este líquido vital, acciones que claramente no constituyen una prioridad para los gobiernos”, lamentaron las diputadas locales, María Luisa Mendoza Mondragón y Claudia Morales Robledo.

Aseguraron que esta escasez y su máximo aprovechamiento debe ser una prioridad antes de que se convierta en una crisis, por lo cual afirmaron que es importante impulsar sistemas de captación de agua de lluvia en hogares constantemente afectados, para uso doméstico, riego de áreas verdes y cultivos, e incluso en actividades comerciales e industriales.

Detallaron que las dimensiones geográficas y densidad de la población del estado representan un desafío en la prestación de servicios de este recurso de manera sostenible ya que su requerimiento es superior a las cantidades almacenadas, impidiendo un goce equitativo e incluyente, desfavoreciendo principalmente a comunidades rurales y municipios alejados de los centros urbanos y con mayor índice de pobreza.

Explicaron que el Plan de Desarrollo del Estado de México indica que la mayor parte de los habitantes indígenas, carecen de servicios básicos de agua potable y sanitarios, por ejemplo, en Santa María Tixmadeje y Doxteje en Atlacomulco donde recorren hasta tres kilómetros para acceder al vital líquido.

Recordaron datos del Programa Hídrico Integral del Estado de México 2017-2023 los cuales indican que a pesar de contar con 115 presas en la entidad, el crecimiento poblacional ha influido en el entorno demográfico, principalmente por la explotación y cambios en el uso de suelo y las deforestaciones, llevando a la desaparición de manantiales, ríos y lagos, lo que a su vez, implica la disminución en la recarga de mantos acuíferos y por ende, en la disposición del líquido para la realización de necesidades básicas.

Señalaron que otros factores que influyen en su escasez son la deficiencia en la infraestructura hidráulica y la administración en el servicio y, a pesar de ello, la política en esta materia, se limita a invertir en el mejoramiento y funcionamiento de las instituciones, más que en la construcción de nueva infraestructura.

“El acceso al agua potable es un derecho reconocido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que el Estado debe garantizar el consumo personal y doméstico del vital líquido, de manera suficiente, salubre, aceptable y asequible”, finalizaron las legisladoras mexiquenses.

Botón volver arriba