EL CAMBIO DE MÉXICO

Por Luis Pinal Da Silva

Al recibir la condecoración José Martí, que es la máxima distinción que entrega el gobierno cubano y el tercer honor más alto, sólo después de los títulos de Héroe de la República y Héroe del Trabajo, el presidente Andrés Manuel López Obrador marcó su derrotero.

Tras esa distinción, el líder del Ejecutivo Federal ordenó la contratación de 500 médicos cubanos para atender regiones a donde ni los mexicanos se atreve a ir, pero lo hizo sin proporcionar pormenores de cuánto se les pagará, ni las condiciones laborales que tendrán.

Y el asunto es que esos médicos no recibirán el dinero, ya que el recurso será administrado por el gobierno, el de Miguel Díaz-Canel, que con toda seguridad les dará limosnas de lo que les correspondería. Es decir, el dinero será entregado por el gobierno mexicano directamente al de Cuba, en lo que se advierte como una explotación laboral cínica y corrupta.

Para entender esto, es necesario observar las relaciones opacas de la administración mexicana con el gobierno cubano, que en septiembre de 2020 le regaló más de 255.8 millones de pesos al gobierno cubano, con el pretexto de que hacían falta médicos en el país y se contrataron 585 galenos cubanos.

El destino de los recursos públicos para Cuba, El Salvador, Venezuela y otras naciones alineadas ideológicamente al presidente López Obrador, no se han trasparentado.

El hilo es revelador. Del presupuesto Federal de salud y por órdenes de López Obrador, el 21 de abril del 2020, en plena crisis de la pandemia, el INSABI a través de un “convenio de colaboración” con el ministerio de la Salud de Cuba, transfirió 135 millones 875 mil 081.52 de pesos al gobierno de Claudia Sheinbaum para “ayudarle” en la crisis del Covid.

Documentos oficiales del gobierno de la Ciudad de México, exponen que el 24 de abril de 2020, solo 3 días después, el gobierno de Sheinbaum firmó con la dictadura cubana dos convenios bianuales: uno por 135 millones 875 mil 081.52 pesos, y el segundo por 103 millones 638 mil 266.40 pesos.

Las solicitudes de información al IMSS, ISSSTE, Sedena, Semar e INSABI, para dar a conocer las cédulas profesionales e identidad de los 585 médicos cubanos, no fueron atendidas como debiera ser y simplemente se concretaron en mencionar que no existía dicha información en sus archivos.

Lo que se mostró fueron fotografías del arribo de un centenar de supuestos médicos que llegaron de La Habana, en un vuelo de Cubana de Aviación.

A algunos se le vio haciendo turismo por la ciudad de México y en hoteles del Primer Cuadro de la capital, donde se les pago estancia por 15 días. Ninguno estuvo en la línea de atención de enfermos de Covid. Ninguno fue visto por otros médicos mexicanos.

Mientras un médico del IMSS, titulado en México, gana 17 mil pesos mensuales y los tienen sin herramientas, insumos, protección e higiene suficiente, por lo que tienen que comprar de su salario hasta mascarillas, un supuesto médico cubano nos costó 437 mil 390 pesos.

Entre los acuerdos que López Obrador llegó con el presidente de Cuba, incluye la entrega de becas para que mexicanos y mexicanas puedan ir a Cuba a formarse en medicina general, así como la contratación de más de 500 médicos cubanos para poder cumplir con los objetivos del nuevo plan de salud. Esto, aunque su título no tenga validez en varias partes del mundo occidental.

Evidentemente, miles de médicos, a través de organizaciones gremiales, desmienten al Presidente. Cuatro mil médicos mexicanos fueron despedidos conforme bajó la crisis de la pandemia.

Ninguno tuvo privilegios y, de ellos, 5 mil médicos, enfermeras y personas de intendencia que murieron en el cumplimiento de su deber, mereció un memorial público.

En cambio, una “pinche palmera” recibió un reconocimiento “histórico” luego de que por “ahorro”, no fueron revisadas por especialistas esa flora de la Ciudad de México, por lo que murieron. Pero los “sanitarios” muertos, merecían mucho más que olvido de nuestro gobierno del pueblo y de la mal llamada izquierda que nos gobierna.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba