Finlandia y Suecia agilizan su ingreso a la OTAN.

Turquía es la única nación que ha puesto algunas objeciones para el ingreso de estas naciones, pero todo avanza favorablemente.

Este fin de semana fue muy agitado para diversas naciones europeas que han buscado ingresar a la OTAN, algo que a Rusia la mantiene alerta y genera disgustos, por la parte de Finlandia, anunció públicamente su intención para ingresar al grupo, mientras que en Suecia, el partido gobernante, socialdemócrata, dio su visto bueno a una candidatura, allanando el camino a una petición conjunta de adhesión.

A casi tres meses del inicio de la invasión rusa a Ucrania, Helsinki cambió su política de no alineamiento de Finlandia, sostenida durante más de 75 años en busca de su seguridad ante una posible escalada que lleve a Rusia a querer invadir nuevas naciones además de Ucrania.

El congreso finlandés analizará este lunes el proyecto de adhesión, pero se estima que una gran mayoría apoya la iniciativa.

Una candidatura conjunta con Finlandia es “lo mejor para Suecia y su seguridad”, afirmó la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, tras la reunión en Estocolmo.

Hoy, Andersson irá al Congreso para “asegurarse un amplio apoyo parlamentario”.
Para la parte de Suecia, el país escandinavo supondría un cambio a más de 200 años de políticas que han dejado al país escandinavo al margen de alianzas militares, reconoció.
Ante estas solicitudes de adhesión, Rusia ya ha lanzado amenazas a estas dos naciones pues considera que estas alianzas ponen en riesgo su autoridad y su territorio.

 

 

Botón volver arriba