Tláhuac y Xochimilco en problemas por alto precio de los fertilizantes

El impacto del agroquímico no sólo es en el precio, pues es notoria la fertilidad de los terrenos.

Aunque en el discurso en México no pasa nada, para los productores del campo es un hecho que el aumento en los precios de fertilizantes ha ido de la mano con el costo de las siembras de hortalizas en tierras agrícolas de Tláhuac y Xochimilco.

En estas zonas, donde se cultiva apio, acelga, espinacas, brócoli, calabacitas, chilacayote y cilantro, en un año las ganancias han sido raquíticas.

Horticultores de San Andrés Mixquic, dejan en claro que en 2021 compraron el bulto de urea, de 50 kilogramos, en 280 pesos, pero ahora cuesta mil 250.

Evidentemente el alto costo hace que muchos decidan no comprarlo y ello se traduce en cosechas que se han visto disminuidas notablemente.

Hay que mencionar que en cada hectárea los productores utilizan ocho costales del agroquímico, lo que significa un desembolso de 10 mil pesos, sin tomar en cuenta que en ocasiones usan sulfatos y el foliar, que es un líquido, y la lombricomposta, pero está a 6 mil pesos la tonelada y se necesitan cuatro.

El dilema es ese: fortalecer la siembra o dar de comer a las familias.

En los campos de Tláhuac y Xochimilco hay todo tipo de hortalizas, pero las que más abundan son el brócoli y las acelgas, cuyos precios sólo se han incrementado en los mercados y en el súper.

Los productores venden un rollo de acelga, con un diámetro de 20 centímetros, en 40 pesos, y en los supermercados le ponen cuatro ramitas al manojo y lo dan en 10 pesos. Lo mismo con el brócoli, la bolsa de 20 kilos la dan en 100 pesos, es decir, a 5 pesos el kilo, mientras en los supermercados los venden en 35 pesos el kilo.

Los productores señalaron que algunos reciben apoyos de la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Rural a razón de 5 mil pesos mensuales, pero con el alza de los fertilizantes y los bajos precios para sus productos, resultan insuficientes.

Botón volver arriba