Alta funcionaria de la OMS asegura que la viruela del mono se puede frenar.

Especialistas señalas que con una debida estrategia de detección y aislamiento se podría frenar a esta enfermedad que ya reporta 200 casos sospechosos en el mundo.

Maria Van Kerkhove, encargada de la lucha contra el COVID-19 en la OMS, pero también de las enfermedades emergentes y zoonosis dijo que es posible frenar el avance de la viruela del mono que en el mundo ya reporta 200 casos sospechosos, pero es necesario implementar una estrategia de detección y aislamiento de los pacientes.

“Queremos detener la transmisión de persona a persona. Podemos hacerlo en los países no endémicos… Es una situación que se puede controlar”, dijo la alta funcionaria del organismo de salud.

“Estamos en una situación en la que podemos recurrir a las herramientas de salud pública de detección temprana y aislamiento supervisado de casos”, explicó. “Podemos frenar la transmisión entre humanos”, insistió.

Esta enfermedad se contagia por medio del contacto físico de piel con piel y que en la mayoría de casos identificados las personas no habían desarrollado ninguna forma grave de la enfermedad.

Esta es una enfermedad conocida desde hace 40 años, no se considera como grave y desde hace cinco años se han detectado pocos casos de la viruela en Europa, aclarando que solo en personas que habían viajado a regiones donde patología es endémica.

Sin embargo, “esta es la primera vez que vemos casos en muchos países, y al mismo tiempo, en personas que no han viajado a regiones endémicas de África”, explicó, citando Nigeria, Camerún, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo.

Botón volver arriba