Proponen nueva ley de turismo en la CDMX para regular airbnb

La pretensión es que las viviendas en renta tengan un máximo de seis dormitorios, con 12 plazas y un baño por cada tres personas.

En el Congreso de la Ciudad de México se presentó una iniciativa tendiente a crear la nueva Ley de Turismo de la capital del país, con el objetivo de fomentar el crecimiento ordenado de la actividad, contar con mayor participación de las alcaldías y tener requerimientos precisos para modelos de hospedaje como Airbnb.

Ante el pleno, la legisladora del PRI, Lourdes González, detalló que las regulaciones tienen como fin, que los prestadores otorguen mejores servicios y con ello se incremente el turismo en la ciudad de manera responsable.

Mencionó que a finales 2016, casi un millón de personas (974 mil) encontraron hospedaje a través de Airbnb en la Ciudad de México; 40 por ciento de estos viajeros llegaron desde Estados Unidos y, de acuerdo con datos de la compañía, la operación generó mil 574 millones de pesos en la capital.

Asimismo, de junio de 2016 a mayo de 2017, la compañía estadounidense registró 1.7 millones de visitas al país a través de su plataforma, cobrando una comisión del 6 al 12 por ciento de lo pagado por los huéspedes, además de una pequeña tarifa que cobra a los anfitriones.

Destacó que la capital no sería la primera ciudad de mundo en regular la renta de estancias turísticas en viviendas, toda vez que se puede encontrar legislación comparada en lugares del Reino Unido, España, París y Nueva York, España, entre otras.

De acuerdo con la iniciativa, se podrán comercializar estancias turísticas de corta duración en viviendas unifamiliares siempre que se lleve a efecto por su propietario o por medio de operadores o cualquiera de los canales de comercialización turística.

No se permitirá la formalización de contratos por habitaciones o hacer coincidir en la misma vivienda a usuarios que hayan formalizado distintos contratos.

El comercializador de estancias en viviendas para uso vacacional deberá garantizar la prestación directa o indirecta de los siguientes servicios: limpieza periódica de la vivienda, ropa de cama, lencería y menaje de casa en general, mantenimiento de las instalaciones y servicio de atención al público en horario comercial.

Deberá, además, disponer de un servicio de asistencia telefónica las 24 horas al turista o usuario.

Las viviendas unifamiliares en las que se permita la comercialización de estancias turísticas tendrán que disponer como máximo de seis dormitorios y un máximo de 12 plazas.

La dotación mínima de cuartos de baño será de uno por cada tres plazas, debiendo en lo demás ajustarse a los parámetros urbanísticos y de ordenamiento territorial que les sean aplicables.

La Iniciativa fue turnada a la Comisión de Turismo para su análisis y dictamen.

Botón volver arriba