VIVAN LOS MÉDICOS MEXICANOS

Por Helga Kauffman

Resulta inconcebible que siendo México un país donde hay muchos médicos, las políticas públicas en materia de salud no las determinan los propios doctores que nos atienden a los ciudadanos comunes y corrientes, sino los burócratas detrás de un escritorio.

Podrá decirse que ello es inexacto, ya que ellos al frente de la Secretaría de Salud está el doctor Jorge Alcocer, a quien constantemente se le presenta como “una luminaria” en el campo de la medicina.

Quizá lo sea, pero en la actual administración federal, o mejor dicho, para la actual administración federal, ha quedado reducido a “florero”; y ni qué decir de Hugo López-Gatell Ramírez, el epidemiólogo que debería estar al frente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para contener todos las enfermedades del mundo.

Pero Alcocer da chispazos de lo que fue y López-Gatell es grandilocuente, pero ambos se han constreñido a ser comparsas del bufón mayor, como quedo demostrado con la visita del epidemiólogo a la sede de la OMS donde, lejos de asumir una postura “científica”, se dedicó a lanzar críticas contra el sistema neoliberal que – dice la 4T – destrozó a México.

Pero, ahora bien. En el entramado queda aun la decisión que el presidente López Obrador tomó en La Habana, de contratar 500 médicos, la cual no se modificará, a pesar de que la respuesta de Federaciones y Colegios de Médicos ha sido respetuosa y confirmado que hay suficientes especialistas, pero denuncian que hay zonas de alto riesgo y no sólo con mala infraestructura, y rechazan calificativos que sólo politizan un problema añejo que padece la comunidad médica.

Ante la velocidad de los tiempos, pareciera que el doctor Enrique Graue, rector de la Máxima Casa de Estudios, en el ojo del huracán de la 4T, se tardó en reconocer la preparación que las universidades del país dan a los estudiantes de medicina y confirmar que en nuestro país hay médicos suficientes, pero es necesario fortalecer la infraestructura para las especialidades médicas y subrayó que es necesario distribuir “de una mejor manera a los médicos en territorio nacional».

Los médicos mexicanos a través de las federaciones, asociaciones y colegios médicos nacionales, unidos manifiestan su inconformidad ante la contratación de profesionales de la medicina extranjeros, por encima de los mexicanos, denuncian los más de 52 mil desempleados; sin embargo subrayan que todos son médicos unidos por México y su lucha es en memoria de quienes durante la pandemia murieron por dar servicio. Nuestro país registró el mayor número de muertes del sector salud en el mundo.

La llegada de los 500 médicos cubanos es inminente, por ello es importante que validen sus especialidades de acuerdo al ordenamiento de profesiones, estatus migratorio y pagos fiscales, como lo hacen los mexicanos y ante un deficiente sistema de salud se generen políticas públicas que atiendan los requerimientos del sector médico en beneficio de la sociedad.

Por ello, confirmo que los médicos son héroes y para ellos mi gratitud. Vivan los médicos mexicanos.

Botón volver arriba