UE y EU acusan a Rusia de ciberataques mundiales

La Unión Europea (UE), EU y la OTAN cargaron contra Rusia después de que Holanda y el Reino Unido la acusaran de intentar perpetrar ciberataques contra organismos internacionales y, en concreto, a la Organización para la Prohibición de las Armas Químoias (OPAQ), con sede en La Haya.
Holanda anunció que el pasado abril expulsó a cuatro funcionarios del Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU, en ruso) cuando preparaban un ataque cibernético contra la red de internet de la OPAQ.
Los supuestos agentes, que llevaban consigo 20.000 dólares y 20.000 euros en metálico, habían realizado exploraciones en persona en la sede de ese organismo internacional, estacionaron su vehículo cerca del edificio y abrieron el maletero para manipular un «equipo de alta calidad» destinado a piratear conexiones wifi de forma remota, según las autoridades holandesas.
Las instituciones de la Unión Europea tienen «serias preocupaciones» por el «acto agresivo» de Moscú, señalaron en un comunicado conjunto el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el máximo responsable del Consejo de la UE, Donald Tusk, y la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se sumó a la catarata de reacciones occidentales de alto nivel y declaró, por su parte, que «Rusia debe detener su patrón de comportamiento imprudente, incluido el uso de la fuerza contra sus vecinos, el intento de interferencia en los procesos electorales y las campañas de desinformación generalizadas».
También el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, en el marco de una reunión ministerial de la OTAN celebrada en Bruselas, calificó el supuesto ataque como el «último episodio en un patrón global de comportamiento temerario e irresponsable por parte de Moscú».
En un comunicado conjunto, los primeros ministros de Holanda y Reino Unido, Mark Rutte y Theresa May, respectivamente, indicaron que la inteligencia militar de Rusia está desarrollando operaciones cibernéticas inaceptables dirigidas contra organizaciones internacionales de todo el mundo.
«Con las operaciones que hemos hecho públicas se pone de relieve que el servicio de inteligencia militar ruso, el GRU, está desarrollando operaciones cibernéticas inaceptables. Están dirigidas a organizaciones internacionales de todo el mundo, incluida la OPAQ», advirtieron Rutte y May.
Rusia, por su parte, ha negado a través de su embajada en Londres cualquier intento de atacar digitalmente la OPAQ, organismo cuyos expertos estaban llevando a cabo el pasado abril (coincidiendo con la detención de los funcionarios rusos) investigaciones clave sobre el uso de armamento químico, que involucraban a Moscú y a sus aliados.
«Estamos ante un nuevo elemento de la campaña anti-Rusia del Gobierno del Reino Unido», declaró en un comunicado un portavoz de la embajada rusa, que aseguró que intentar responsabilizar al Kremlin de una serie de ciberataques en todo el mundo entre 2015 y 2017 responde a una campaña de «desinformación».
Poco después, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, señaló en rueda de prensa desde Moscú que las acusaciones vertidas por Occidente contra Rusia responden al hecho de que «la espionajemanía está ganando impulso».

Botón volver arriba