“3×1”: Mujer acude al ISSSTE por operación de vesícula pero también la operan del corazón y le extraen tumor de la cabeza.

Durante el procedimiento, especialistas detectaron que tenía un tumor del tamaño de un huevo en el cerebro.

Vaya suerte con la que corrió una paciente de 34 años de edad y cuya identidad no ha sido revelada, cuando acudió a un hospital ISSTE para ser operada de la vesícula, pero que terminó recibiendo una intervención al corazón, y también con la extracción de un tumor en el cerebro.

La operación se realizó en del Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”, duró cinco horas, y participaron cinco especialistas, un anestesiólogo y dos enfermeras especialistas, que lograron extirpar con éxito el tumor que se localizaba del lado izquierdo en la zona profunda del cerebro.

El diagnóstico de la paciente, cuya identidad no fue revelada, era una metástasis de cáncer tipo leiomiosarcoma desarrollado en el corazón. El tumor, informó el ISSSTE comprometía estructuras relacionadas con lenguaje, comprensión, cálculo y función visual.

En la intervención de cinco horas se mantuvo a la paciente despierta para monitorear las funciones de su sistema nervioso central y preservarlas, haciéndole preguntas sobre nombres, fechas, sumas o restas en secuencia e indicaciones de mover diferentes partes del cuerpo.

Para la intervención fue necesaria la aplicación de anestesia local para evitar que no se causaran daños adicionales y verificar que no se alterara la sensibilidad en todo el cuerpo de la mujer de 34 años.

El instituto informó que el exitoso procedimiento fue llevado a cabo por Cuauhtémoc Gil-Ortiz Mejía, cirujano líder del procedimiento y miembro de la Sociedad Mexicana de Cirugía Neurológica y el neurocirujano Antonio López López.

También los médicos residentes Cristóbal Rubén Villavicencio Nava, César Hernández Zamora y Diego Galarza Alcocer; el anestesiólogo Hermenegildo Cortés Rivera y las enfermeras especialistas Georgina Hernández Chico y Adriana Torres Campos.

Historial de la paciente.

El diagnóstico del tumor fue fortuito
Cuauhtémoc Gil-Ortiz Mejía relató que en tres meses la paciente fue sometida a tres operaciones. Su diagnóstico inicial era ajeno al tumor cerebral, pues la mujer primero fue operada de la vesícula y después sometida a un procedimiento de corazón abierto para retirarle un tumor.

Durante la cirugía del corazón, la paciente presentó problemas de lenguaje, y desconocía la parte derecha de su cuerpo, por ello fue valorada en neurocirugía.

Se le programó neurocirugía, un procedimiento de alta especialidad, que se realizó el pasado 22 de marzo.

Botón volver arriba