Presidente asegura que Felipe Calderón pactó con el narco

Sostuvo que el ex presidente permitió masacres y dice que “los muy cretinos piensan que somos iguales”.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en que ni él ni su administración es igual a la del ex mandatario Felipe Calderón Hinojosa porque, dijo, “él pactó con la delincuencia”.

Este viernes en Badiraguato, Sinaloa, durante la gira de López Obrador, un grupo armado que vestía ropa de corte militar detuvo por minutos a la prensa, a quienes cuestionó si “portaban armas”. En esa entidad el Presidente aseguró que el crimen organizado no controla el país, sino que lo hace el Estado mexicano.

“¿Los grupos delictivos no tienen el control de territorios del País?”, cuestionó un reportero al mandatario el 28 de mayo.

– No, no, no, no, eso lo piensan los conservadores, yo no soy Felipe Calderón para que quede claro” –respondió.

El Jefe del Ejecutivo insistió en su postura la mañana de este 30 de mayo al calificar como “cretinos” a quienes piensan que su gestión es igual a la de Felipe Calderón.

“Él tenía a García Luna de jefe de Seguridad Pública y él, en vez de atender las causas que originan la violencia, declaró una guerra, no somos lo mismo. Él permitió que hubieran masacres, pero los muy cretinos, conservadores piensan que es lo mismo, no, no somos iguales”, expuso en conferencia desde Palacio Nacional.

También criticó que en medios de comunicación se tratara como “un escándalo” el retén a periodistas.

“Vamos a hacer una gira a Chihuahua y Sinaloa y un escándalo por un retén, esa era la nota principal y difundir de que hay acuerdos con la delincuencia, pues no, tuve que decir que yo no era Calderón, porque no soy Calderón, él pactó con la delincuencia”, dijo.

El viernes 27 de mayo un grupo de civiles armados detuvo por momentos a grupos de prensa que acudieron a la cobertura de la gira del Presidente en el municipio Guadalupe y Calvo, en Chihuahua.

El “comando” estaba ubicado a la altura de Bacaboragua, Badiraguato, tenían alambre ponchallantas sobre el asfalto y camionetas en los laterales a modo de convertir la vía en un cuello de botella.

El retén se ubicó a media hora de “La Tuna”, cuna de Joaquín “Chapo” Guzmán y residencia de la madre del capo del narcotráfico.

Videos publicados por reporteros de diversos medios nacionales y locales mostraron el momento en que fueron interceptados por el grupo de hombres armados.

Le hicieron la parada a la prensa para cuestionar a dónde iban, pero no fueron bajados de los vehículos en los que se trasladaban, y posteriormente retiraron el alambre para permitir el paso a los reporteros.

Un día después, el Presidente López Obrador minimizó la detención. “No pasa nada, no pasó nada”, dijo previo a su entrada a la presa Picacho, en Sinaloa, donde realizaba una gira de trabajo.

Botón volver arriba