LOS “RESBALONES” DE LA 4T

Por Luis Pineda Da Silva

El Gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, ordenó a sus huestes legislativas dar en la torre el Instituto Nacional Electoral (INE), orden que obedecieron y aplicaron un recorte de 4,913 millones de pesos al presupuesto del organismo electoral para este 2022.

Sin que mediara razonamiento legal alguno, obedecieron y ejecutaron la orden del hombre que, con una actitud fuera dictatorial, busca acabar con quien, de una u otra forma, garantiza la democracia en el país.

El empecinamiento del “peje”, está llevando a México a situaciones extremas, donde solamente quienes le siguen a pie juntillas no alcanzan a dimensionar y que, en el mediano y largo plazo, podrían impactar a la sociedad en su conjunto.

Con la “jalada” de la “austeridad republicana” – que ahora quiere llevar, broma de por medio o no, a “la pobreza franciscana” – el mandatario desliza sus intenciones, con la confianza que le da el poder que, en poco más de dos años, ya no tendrá.

Y mientras Cámara de Diputados anticipó que el recorte por 4,913 millones de pesos al Instituto Nacional Electoral (INE) “prevalecerá”, en tanto que el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso ir a nueva fase de austeridad, ahora de “pobreza franciscana”.

Tras de que los cinco magistrados de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación consideraron que el recorte realizado al INE fue inconstitucional porque no hubo, para su justificación, “evaluación real, objetiva, razonable y explícita’’, el presidente de la mesa directiva de la Cámara, Sergio Gutiérrez Luna, de Morena, expuso que esta acatará la sentencia y “los recursos ahorrados se destinarán a necesidades más importantes” que los sueldos estratosféricos que se perciben en el INE.

Pero en su cuenta de Twitter expuso que no se darán recursos al INE, sino que se explicarán los motivos del recorte.

Y en el intríngulis de todo, el presidente López Obrador aseguró que la asignación del presupuesto corresponde al poder Legislativo, sobre todo a la Cámara de Diputados, por lo que esa instancia debe acatar la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto al INE. Es decir, él ordena, él supervisa y, si algo le sale mal, culpa a los otros.

Pero hay que observar que el recorte que ordenó el presidente, sirvió para azuzar a cierta parte de la ciudadanía en contra de los consejeros electorales por el sueldo que perciben.

La campaña se fundamentó en la pregunta ¿por qué no se bajan el salario para hacer la consulta?, cuando el salario de todos los consejeros electorales no sumaba ni 1% del total del presupuesto anual.

Los diputados tendrán que ofrecer una explicación sobre el recorte, sus razones y sus beneficios.

El problema es que, se haga lo que sea, el mal está hecho y el veneno de López Obrador amenaza con debilitar más y terminar por matar no a la democracia, sino a México.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba