SUMANDO OLVIDO

Por Helga Kauffman

La consultora TResearch nos ofrece información sumamente interesante con base en el informe técnico de la Secretaria de Seguridad Ciudadana y, sin ir más lejos, nos muestra que en este momento hay un registro de 123 mil 523 homicidios, que refleja un asesinato cada 16 minutos aproximadamente.

Con ello, y tomando en cuenta los informes oficiales, advertimos que se ha logrado contener un tres por ciento la violencia en nuestro país.

La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, señaló qué hay un trabajo cercano entre el Gobierno federal y los gobiernos estatales para acabar con las estructuras criminales, pero el mes de mayo se convirtió en el mes más violento de este año con 2 mil 472 asesinatos, cuando lo deseable sería que la inseguridad ciudadana se reduzca.

La percepción de inseguridad del ciudadano común es muy alta en todo el territorio nacional. Y ni hablar de la imagen en el exterior.

Hace una semana el Departamento de Estado de los Estados Unidos emitió una alerta de viaje por cuestiones de seguridad, donde el Gobierno norteamericano les pide a sus ciudadanos no viajen a 30 estados de la República mexicana, sólo exenta a Campeche y Yucatán para viajar sin peligro.

Y no es para menos, lo que acabamos de conocer en Guerrero, ejecuciones en granja de pollos y ejecución de comerciantes de pollo del Mercado Baltazar Leyva Mancillla de Chilpancingo que provocaron la suspensión de la venta de pollo en protesta por los homicidios.

Y ni qué decir de Chiapas, con el tiroteo que protagonizaron bandas criminales en San Cristóbal de las Casas y que propició que el propio presidente municipal, Mariano Díaz Ochoa, dijera que como autoridad están rebasados y recientemente asesinaron al líder de los comerciantes de San Andrés Tuxtla.

Ante esta situación de abierto desafío de los grupos criminales y la lenidad con que actúan las autoridades de los tres niveles de gobierno, es menester que las políticas públicas en materia de seguridad pública, se transformen y combatan directamente a la delincuencia.

No es para rompernos la cabeza para advertir que para los mexicanos, la estrategia de “Abrazos y no Balazos” no dio resultados y que parece que, a final de cuentas, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador está sumando muertos para el olvido… o de los que fallecen, sino de él y su mala administración.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba