Conagua pondrá “a remate” en línea las aguas nacionales “hasta agotar existencias”


A partir del próximo lunes 15, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) otorgará las concesiones de explotación de agua a través de un sistema automático en línea, que según el colectivo Agua para Tod@s pondrá “a remate” las aguas nacionales y las zonas federales “hasta agotar existencias”.
El acuerdo, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 1 de octubre, plantea que el sistema “Conagu@-Digital” facilitará la obtención de las concesiones y ahorrará más de 17 mil millones de pesos anuales en costos de trámites.
Pedro Moctezuma Barragán, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y vocero del colectivo Agua para Tod@s, aseveró que, en un “madruguete desvergonzado”, la Conagua “lanzó una gran piñata”. “La pregunta es: ¿Por qué publica este acuerdo ahorita, a 45 días de quitar la Presidencia?”, abundó.
El académico deploró que el otorgamiento de las concesiones de agua se hará “mediante un click”, sin los filtros y controles que existían, y denunció que la plataforma en línea excluye de facto a millones de campesinos y comunidades marginadas que no tienen acceso a Internet o no cuentan con la “firma electrónica” necesaria para ingresar al sistema.
Aseveró que las concesiones se otorgarán “de manera automática” por duraciones de hasta 30 años, sin considerar quién solicitó el permiso o para qué fines. “Pedimos al equipo de transición que intervenga para impedir esto”, urgió el académico.
El acuerdo se publicó apenas tres meses y medio después de que Enrique Peña Nieto firmó una serie de 10 decretos, a través de los cuales sustituyó el régimen de veda que protegía cerca de 300 cuencas hidrológicas en el país por un régimen de reserva, que autoriza la extracción de agua pero con límites establecidos.
“El agua no está vista como un líquido vital, sino como una mercancía para el mayor postor”, se escandalizó Estela Ríos González, integrante de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD). La abogada insistió en que se debe diferenciar el agua -un bien común- y la infraestructura relacionada con el agua que, ésta sí, tiene un costo.
“La concesión es una especie de venta, con ella el agua entra al mercado (…) este sistema ya agotó todas las formas de sacar ganancias, y solo le queda mercantilizar el agua”, sostuvo la mujer, al añadir que “quién tenga el control del agua tiene el poder, y si no actuamos ahora vamos a ser víctimas de ese poder”.

Previous NAIM no estaría listo en el próximo sexenio: Jiménez Espriú
Next Este Gobierno entrega un sector agroalimentario en plena expansión: EPN