Agoniza el parque de “Los Remedios”

Por la falta de atención del Ayuntamiento de Naucalpan, este lugar considerado el “último pulmón” del municipio, se encuentra “en vías de extinción”.

Mientras el Parque de los Remedios se encuentra sumamente deteriorado, la presidente municipal de Naucalpan, Angélica Moya Marín, prefiere hacer “oídos sordos” a las peticiones y reclamos de los ciudadanos del municipio.

Y es que resulta que, entre quienes hacen mal uso del lugar como “medio de entretenimiento”, las personas que lo confunden con un basurero y el constante crecimiento mobiliario que está teniendo Naucalpan, este importante pulmón del municipio está sufriendo las consecuencias.

Originalmente la zona natural contaba con 410 hectáreas, cuando en 1938 el entonces presidente Lázaro Cárdenas del Río, lo decretó como Parque Nacional. Hoy en día hay menos de 100 hectáreas.

La fauna silvestre ha tenido una considerable baja y aquellas especies que aún siguen luchando ante su mayor depredador, el humano, están a punto de agotarse, tal es el caso del armadillo que se encuentra en peligro de extinción.

A pesar de la importancia que tiene el parque la presidenta municipal, Angélica Moya Marín, no ha tomado ninguna medida para su protección por lo que los ciudadanos decidieron actuar.

A través de “change.org” los habitantes del municipio han realizado una petición con la finalidad de salvar “Los Remedios”, para lograr su cometido deben reunir una cantidad de 35,000 firmas, hasta el momento han firmado 27,600 pero las cifras siguen en aumento.

“Señora presidenta está muy bien los eventos a los que a los que asiste pero el bosque de los remedios es una parte importante de nuestro ecosistema y del paisaje característico de nuestro Naucalpan”, informó un vecino.

Del mismo modo, dijo que le informaron a Angélica Moya que, de no tomarse las molestias de proteger a la reserva, las consecuencias serán severas: el deterioro del aire, la sequía incrementa y las inundaciones en el municipio serán cada vez más frecuentes.

No obstante, los residentes solicitan a las autoridades actuar rápidamente, iniciando con un plan de limpieza, de reforestación y expulsión de invasores y en un llamado desesperado piden ayuda.

Botón volver arriba