EL SUEÑO DE TRUMP

Por Luis Pinal Da Silva

Todo mundo sabe que desde que Donald Trump estuvo en campaña en busca de la presidencia de Estados Unidos, prometió que habría un muro en la frontera con México para frenar la migración y que lo pagaría nuestro país.

A pesar de la indignación que ello generó en nuestro país, de alguna manera el republicano se salió con la suya, porque si bien destinó recursos federales para construir una enorme pared en muchos tramos de la franja fronteriza, logró que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador destinara miles de elementos de la Guardia Nacional para evitar que los migrantes cruzaran hacia los Estados Unidos.

A pesar de que cumplió parte de su promesa, la realidad, aquella que impulsa a millones de personas a buscar un futuro mejor, los impulso a buscar oportunidades en el país del norte.

Ahora, el presidente mexicano estuvo en la Casa Blanca con el presidente demócrata Joe Biden y lo que se determinó – no sé si sea acuerdo o no – debió hacer que Trump se revolcara del coraje, por el hecho de que a pesar de las coincidencias entre el morenista y el republicano, no permitieron que se diera un apoyo como el que se anunció.

Y es que el Gobierno mexicano va a destinar mil 500 millones de dólares, que son algo así como 31 mil 500 millones de pesos, se dice que para mejorar la infraestructura tecnológica en la frontera común.

Y acorde a la parafernalia que usa el actual régimen mexicano, se lanzaron fuegos artificiales en el tema fronterizo y la discusión se fue hacia la promoción de las gasolineras de Pemex en las ciudades fronterizas mexicanas para que los estadounidenses cruzaran a cargar sus tanques con gasolinas baratas.

Ello es una utopía, puesto que en la zona fronteriza – en el lado mexicano – hay desabasto de gasolinas en las ciudades mexicanas. Es decir, si no alcanza ni para los mexicanos, menos para los estadounidenses que se atrevan a viajar y hacer filas por horas para cargar sus tanques.

Es un hecho que el Gobierno estadounidense no va a atesorar esa oferta de la promoción del turismo gasolinero como el mejor resultado de la visita de López Obrador, pero sí que lo harán con la oferta del Gobierno mexicano de invertir mil 500 millones de dólares en la frontera.

Lo que expuso López Obrador de que el dinero será para mejorar la infraestructura aduanera pocos lo creen a pie juntillas, ya que se considera que ser advierte que será para implementar tecnología de detección de ilegales o para mejorar los cruces fronterizos de los camiones de carga, o ambos.

Estados Unidos dijo que sí a incrementar las visas laborales, pero no dijo cuándo.

Hay que atender a un hecho: Joe Biden tiene un serio problema de popularidad, la inflación tan alta no le ayuda en nada para ser aceptado y la realidad es que en ese terreno tiene muy poco que hacer para apuntarse una victoria.

Ergo, debe dar golpes de efectividad en otros terrenos donde los republicanos le han ganado la partida y uno de ellos es detener los flujos migratorios en su frontera sur.

Lo único firme que queda de utilidad para los demócratas no es la oferta de cruzar la frontera para ir a la gasolinera de Pemex, sino la promesa mexicana de reforzar el muro de freno a los migrantes con mil 500 millones de dólares.

Donald Trump no lo logró, pero ahora su sueño se hace realidad: México pagará el muro.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba