LOS CULPABLES DE LA DEBACLE

Por Luis Pinal Da Silva

Aunque haya quienes no lo quieran aceptar, Alejandro Moreno Cárdenas y Marko Cortés, dirigentes del PRI y PAN, respectivamente, son un par de cadáveres políticos que se aferran a las prerrogativas.

Se trata de falsos líderes que no indican el camino en sus partidos, que carecen de cualidades y que, a lo largo de sus gestiones, han adoptado decisiones que se pueden catalogar como trágicas para los tricolores y albiazules.

Queda claro que Moreno y Cortés son ceros a la izquierda para gestionar la crisis en que se encuentran inmersos los partidos que dirigen.

Ambos han dado muestras claras de que cero mesurados y muy irresponsables, con lo que se puede asegurar que no tienen habilidades para el momento histórico que vivimos en México.

Por todo ello, a nadie deberá sorprender si en el verano del 2024 López Obrador se va la “Chingada” con la mayoría en el Senado y Cámara de Diputados y que Morena se lleve siete u ocho gubernaturas.

Tampoco deberá sorprender a nadie si la 4T arrasa en los 27 congresos locales y los 1,580 ayuntamientos.

Los culpables serán Alejandro Moreno Cárdenas y Marko Cortés y Alito Moren, además de que se le endosará parte de la culpa a Dante Delgado Rannauro, que se empecinó para que Movimiento Ciudadano no se uniera al bloque opositor.

Pero también tendrá gran culpa la sociedad desorganizada que sólo se desahoga en las redes sociales y mienta madres desde el cómodo sitial del ciberespacio.

Y hay que entender esto, ya que nadie ha reaccionado como se debiera ante la fortuna inexplicable del líder del PRI y la inexperiencia del dirigente del PAN.

En suma, mientras los partidos opositores a Morena se acaban, los mexicanos han estado plácidamente apoltronados observando la forma en que en México no existe contrapeso real a la marea guinda.

Y sí, la oposición cada día está peor. Los mexicanos que odian y detestan al presidente López Obrador, y sienten repulsión, inquina, encono, antipatía y aversión por la Cuarta Transformación de la Vida Pública del País sencillamente, no tienen representación electoral.

Hay quienes en forma por demás ilusa apuestan a que, con base en memes y cadenas de WhatsApp, podrán frenar aquello que consideran que ha hecho mucho daño a México.

Lo cierto es que no habrá escándalo que acabe con los seguidores de Andrés Manuel López Obrador.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba