En 6 meses, 47 mujeres fueron quemadas intencionalmente

Margarita Ceceña y Liliana Fernández son claro ejemplo de una situación de violencia en la que los agresores buscan “marcar” a sus víctimas y prevalece la impunidad.

Entre enero y junio de 2022, al menos 47 mujeres fueron quemadas de manera intencional en México, es decir, en promedio se cometieron entre uno y dos ataques de este tipo cada semana, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud federal sobre lesiones atendidas en clínicas y hospitales del país. En 29 casos, la paciente manifestó que hubo violencia familiar y en 18 no hubo un parentesco con el agresor.

Según los registros médicos, solo en 28 de los casos las autoridades de salud informaron ante el Ministerio Público que habían atendido las lesiones causadas de manera intencional. El resto de las víctimas solo fueron atendidas y dadas de alta.

Sobre la edad de las víctimas, Salud registró que 13 de ellas (27.66%) tenían 17 años o menos, una de tan solo meses de nacida. En el 72.36% se trató de mujeres de 18 años o más.

Casos como el de Liliana, quien fue víctima de violación, golpes y a quien le prendieron fuego en marzo pasado en Nuevo León, la víctima sobrevivió, aunque su estado de salud es crítico, por las heridas que continúan abiertas y el dolor permanente con el que vive.

Este año, se ha registrado la cifra más alta de lesiones dolosas contra mujeres desde 2015. En total, suman 33 mil 629 víctimas este semestre.

De acuerdo con Luz Estrada, directora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, la violencia con la que se agrede y mata a las mujeres en el país se ha recrudecido, con cada vez más casos en los que no solo se termina con la vida de la víctima, sino que además sus cuerpos son mutilados de distintas formas o, como en estos casos, desfigurados por las llamas.

En 2021, las autoridades de Salud reportaron 96 ataques que resultaron en quemaduras para mujeres, con fuego, vapor o sustancias calientes. De ellos, 71 (74%) fueron notificados al Ministerio Público; 22 de las mujeres quemadas (22.92%) fueron menores de edad, una de ellas con solo horas de haber nacido, y 74 de las víctimas tenían 18 o más años.

En opinión de Nadine Gasman, titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), es difícil determinar si la crueldad con la que se cometen las violencias contra las mujeres ha aumentado o si hay una modalidad que resulte más agresiva, “porque a una la acuchillan decenas de veces y a otras las agreden de distintas formas, pero en todas ellas, con la finalidad de hacerlas sufrir y mostrarlas”.

Acerca de casos como los de Margarita y Liliana, que fueron quemadas, o como el de María Elena Ríos, saxofonista a la que le arrojaron ácido, explicó que estas “tentativas de feminicidio son una forma de decir ‘aquí estuve, te voy a dejar marcada por toda la vida’”.

Sin embargo, reconoce que hasta ahora aún no existen estudios que permitan entender a qué se debe el que surjan más casos en los que se observan modalidades de violencia como las quemaduras intencionales, incluso en espacios públicos, como ocurrió en Zapopan, donde la agresión ocurrió en un parque vecinal.

Para Luz Estrada, es importante no solo que se elaboren diagnósticos que permitan evaluar si la violencia se ha recrudecido o si las motivaciones por las que asesinan mujeres han cambiado. Lo más relevante, en su opinión, es que las autoridades eviten los feminicidios tomando en cuenta las denuncias que las víctimas realizan antes de ser agredidas.

Botón volver arriba