AMLO debe hablar sobre renovación de concesiones a Televisa y TV Azteca


Al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, le corresponde dar una explicación sobre la renovación de las concesiones a Televisa y TV Azteca, indicó el historiador, Lorenzo Meyer.
En #MesaPolítica para #AristeguiEnvivo recordó que exdueño de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo, reconoció que su empresa era parte del PRI y estaba al servicio del presidente.
En este sentido, apuntó, “si Andrés Manuel acepta que esto siga adelante y que durante todo su sexenio y tres sexenios más se mantenga, entonces podremos tener un indicador de que la nueva coalición la que nos va a gobernar en los años que vienen, sigue teniendo una parte central de la antigua“.
En cambio, “si López Obrador dice que no tuvo nada que ver y son decisiones de un aparato que fue montado antes, podemos pensar que el acuerdo se puede cambiar o modificar en los años que siguen“, señaló.
Por su parte, la politóloga Denise Dresser observó que por décadas “en México ha mandado el capitalismo de cuates”, no basado en la innovación y competencia sino en favores y renovaciones discrecionales de concesiones, “lo que ha llevado a una economía piramidal”, en la que los beneficios están concentrados en la punta. “Ahí están Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego“.
“Seguimos viviendo en Slimlandia, en un país en el cual el ingeniero (Carlos Slim) controla o es jugador dominante en muchos de los sectores clave”, como telecomunicaciones, servicios financieros, energía y transporte, observó.
En este sentido, añadió, era necesario reemplazar este “capitalismo de cuates por un sistema económico más democrático, más competitivo, más innovador, con una fuerte intervención del Estado”.
Sin embargo, la politóloga señaló que el nuevo gobierno ha mandado señales contradictorias, ya que por un lado López Obrador “ha alabado a Slim, a Salinas Pliego y le ha aplaudido a Televisa”, y por otro, le dio “un manotazo” al nuevo aeropuerto y envió un mensaje de que terminará con el contratismo voraz.
Ante esto, Dresser consideró que “el gran reto para la cuarta transformación no es sustituir capitalismo de cuates por otros cuates sino modificar las reglas de fondo, para que el poder económico siga las reglas que el poder político le impone en nombre de todos”.
En tanto, el analista político, Sergio Aguayo, observó que las relaciones entre los grandes empresarios y el nuevo gobierno siguen rodeadas de la opacidad y la indefinición.

Previous PRI tiene que modernizarse y cambiar lo que hizo durante 90 años: Ruiz Massieu
Next Reconoce el Presidente Enrique Peña Nieto al equipo negociador del T-MEC