LA DEFENSA DEL INE… ¿Y DESPUÉS?

Por Íñigo De la Rosa

Hay un alto riesgo en México, una intentona de imponer criterios obtusos bajo la bandera de la transformación.

Por ello, ante el embate contra las autoridades electorales, organizaciones ciudadanas como Frente Cívico Nacional, Unid@s, Chalecos MX, entre otros muchos, convocaron a una marcha en su defensa con el objetivo de parar la iniciativa de Reforma Electoral que el Presidente López Obrador envió al Congreso.

La convocatoria es para este domingo 13 de noviembre a las 10:30 de la mañana, para partir del Ángel de la Independencia y llegar al Monumento a la Revolución.

La consigna es defender al INE y al Tribunal Electoral.

Las reformas político-electorales de la 4T se basan en la supuesta “austeridad republicana” y pretenden el desmantelamiento del INE, la desaparición de los institutos electorales, la eliminación de cuatro lugares del Consejo General, la sustitución del servicio profesional electoral por la elección de consejeros mediante el voto directo, y la construcción del padrón electoral, por una dependencia por definir, que casi podemos adivinar sería Gobernación.

El INE ha sido el constructor de la vida democrática contemporánea de México, ha permitido la transición democrática y el sistema legal que regula las elecciones en nuestro país. Por ello, las voces que invitan a la marcha “El INE no se toca” nos reiteran que la transición y evolución de la democracia en México nos permite actualmente hablar de pluralidad, certeza y libertad.

La definición que hizo de la iniciativa de Reforma Electoral de la 4T el morenista Porfirio Muñoz Ledo nos debe alertar, ya que lo califica como un proyecto autoritario, nada menos que un Maximato. Por ello, quienes convocan tienen el reto de convencer a quienes, teniendo la posibilidad de decidir políticamente, se abstienen.

La invitación para salir a las calles en defensa del INE es este domingo, pero la construcción de la democracia es tarea de todos.

Porque tras el periplo del domingo quedarán muchas interrogantes, pero hablemos de solamente una: ¿harán caso al pueblo los vociferantes diputados de Morena y sus aliados?

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba