Lanzan en Mérida su protocolo para sancionar el hostigamiento y acoso sexual

El alcalde Renán Barrera aseguró que habrá cero tolerancia para quienes violenten sexualmente a las trabajadoras del municipio.

Al presentar el Protocolo Interno para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar el Hostigamiento y el Acoso Sexual en el Ayuntamiento de Mérida, el alcalde Renán Barrera Concha declaró que habrá cero tolerancia a quienes violenten a las trabajadoras del municipio.

Durante la quinta sesión ordinaria del Sistema y Programa Municipal para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, explicó que este protocolo ayudará a tomar medidas de actuación cuando ocurran este tipo de violencias de género, así como para aplicar sanciones como despidos e incluso judicializarlas ante las autoridades ministeriales.

“No es nuestro fin estar aplicando sanciones, pero en todo caso sí es nuestro objetivo crear una consciencia colectiva de prevención sobre este tema en nuestro recurso humano. En ese sentido, instruyo e invito a las y a los titulares de las dependencias de este Ayuntamiento a sumarse y comprometerse por la cero tolerancia al hostigamiento y acoso sexual”, declaró.

Indicó que para su elaboración se requirió de tres años y medio, por lo que se implementaron talleres de capacitación, se contó con análisis de especialistas y se abordaron algunos casos reportados para saber cómo actuar.

El alcalde también se pronunció a impulsar acciones afirmativas para erradicar estas violencias y, como primer paso, la difusión de este protocolo al interior del Municipio.

“Hay muchos tipos de violencia, la física, la laboral o la sexual, pero también hay otra que es inaceptable e imperdonable, la violencia institucional, la cual es eliminar recursos para programas que fortalecen el empoderamiento de la mujer y aquí, en este Ayuntamiento, no se trata de tener eventos conmemorativos, sino de dar el siguiente paso para que tengamos una sociedad cada vez más justa en donde la mujer se respete, se le valore y reconozca”, sostuvo Barrera Concha.

En la sesión, la directora Municipal de la Mujer, Fabiola García Magaña, informó que el nuevo protocolo está alineado al Código de Ética y Conducta del Ayuntamiento, que establece en sus artículos cómo deben conducirse los servidores públicos, y constituye una guía para identificar las acciones que pudieran vulnerar a las trabajadoras.

Con esta herramienta, se definen los mecanismos para la orientación y, en su caso, acompañamiento especializado a las víctimas de hostigamiento sexual y acoso sexual, a fin de garantizar la no revictimización y el acceso a la justicia.

Por tal razón, el protocolo es de observancia obligatoria para todas las dependencias y entidades de la Administración Pública Municipal, por lo que tendrán que realizar acciones para promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de las personas, especialmente cuando éstas sean víctimas de los mencionados delitos.

De igual manera se contemplan medidas de protección como la reubicación física, cambio de unidad administrativa o de horario de labores del presunto agresor; la restricción para tener contacto o comunicación con la denunciante; así como la autorización a efecto de que la presunta víctima realice su labor o función fuera del centro de trabajo, siempre y cuando sus funciones lo permitan, entre otras.

Botón volver arriba