CALDERÓN QUIERE SER COMO LÓPEZ OBRADOR


Por Francisco Bustillos

¿Quién lo habría pensado? Felipe Calderón quiere igualar a Andrés Manuel López Obrador.
Calderón, el último gran activo del PAN, renunció a su militancia ante su incapacidad de vencer a Ricardo Anaya, el joven queretano que después de asestar una puñalada en la espalda a Gustavo Madero no suelta el control del partido de la derecha.
El ex Presidente de la República seguirá, según ha dicho, los pasos de Andrés Manuel López Obrador. Intentará construir un partido político, como el tabasqueño hizo con Morena a partir de la deserción masiva de perredistas y priístas.
Con la deserción del ex presidente de la República, los dueños del dinero que decidieron hacerse del PAN para enfrentar a la Cuarta Transformación ya no tendrán obstáculo para sus objetivos.
La renuncia de Calderón a su militancia sólo es equiparable al abandono masivo, en 1992, de muchas de sus figuras emblemáticas, como don José González Torres, Pablo Emilio Madero, Bernardo Bátiz, Eugenio Ortiz Gallegos y, nuestro colaborador, Jesús González Schmal, etcétera.
Es, por lo menos, más significativa que la de Vicente Fox, cuyos vaivenes políticos (un día apoyaba a Josefina Vázquez Mota y al día siguiente a Enrique Peña Nieto) desgastaron su figura, hasta convertirlo en anécdota.
Calderón se mantuvo dentro del PAN no obstante que su esposa, Margarita Zavala, se marchó para competir por la Presidencia de la República como candidata independiente. La ex primera dama ni siquiera llegó a las elecciones a causa del poco entusiasmo que despertó su candidatura.
Pero Calderón es otra cosa. En 2006 venció a Andrés Manuel López Obrador por menos de un punto porcentual; pudo tomar posesión como primer mandatario gracias al apoyo del PRI en el Congreso, sin embargo, no supo manejar su sucesión.
Intentó construir la candidatura de Juan Camilo Mouriño, pero un avionazo acabó con el experimento. Luego, a pesar de mantener un control férreo sobre el PAN (a grado de que sacó del partido a Manuel Espino), Vázquez Mota lo venció en las elecciones internas para candidato presidencial, cerrando el camino a Ernesto Cordero.
Quizás la gran decepción de Felipe fue no poder con Ricardo Anaya; el queretano se apoderó del partido y de la candidatura presidencial, y después de perder las elecciones presidenciales ante AMLO siguió manteniendo el control del PAN, hasta hoy.
No es posible vaticinar lo que ocurrirá con el movimiento que pretende fundar aprovechando el malestar ocasionado por algunas de las primeras manifestaciones de la Cuarta Transformación, como la marcha de protesta por la cancelación de las obras del nuevo aeropuerto en Texcoco, pero no lo imagino planeando tan a largo plazo, como López Obrador.
El presidente electo invirtió 3 lustros recorriendo el país para llegar a la Presidencia y difícilmente Calderón está dispuesto a tanto.

Previous Cumplido el 100 por ciento de los compromisos en materia de salud: Enrique Peña Nieto
Next Bachilleres de 9, con pase directo a universidades estatales: Del Mazo