A 34 años de la pesadilla de San Juanico


Eran minutos antes de las seis de la mañana de aquel 19 de noviembre 1984 y Margarita Hernández había dejado a sus hijos dormidos cuando salió a comprar leche a una tienda de Liconsa, de pronto todo se puso rojo, se sintió mucho calor y comenzó la corretiza, San Juanico había desaparecido de la faz de la tierra, decían las noticias de esos días.
Ella y sus vástagos estaban ahí, entre la quemazón, el olor a gas y montones de gente con la piel hecha jirones buscando salir como fuera de aquel infierno. Era la madrugada del 19 de noviembre de 1984, la noche anterior los vecinos de San Juan Ixhuatepec, cuya fundación data desde tiempos prehispánicos, habían reportado a las autoridades un fuerte olor a gas, pero nadie hizo caso y fue hasta ese día cuando todo voló en pedazos.
De acuerdo con cifras oficiales, tras las explosiones murieron unas 500 personas, poco menos de mil sufrieron heridas considerables, más de 300 tuvieron quemaduras de primer grado y 60 mil habitantes fueron evacuados; además, se contabilizaron 149 viviendas destruidas y los hospitales capitalinos atendieron por esos días a siete mil afectados.
Habitantes mantienen su exigencia de sacar a las gaseras
Nosotros contamos más, ya entre los vecinos, haciendo un recuento de cuántos faltaban llegamos a contar a unos 800 o mil”, señaló Heriberto Soriano, que dirigió durante una década la organización Unión Popular Ixhuatepec, emanada poco después de la tragedia para solicitar mayor seguridad y condiciones de vida para los habitantes de la zona.
A 34 años de la tragedia cambiaron muchas cosas, pero fue con trabajo y la unión de varias voluntades como se logró que ahora cuenten con los servicios básicos, que pavimentarán las calles y se construyeran parques. Antes de eso, dijo, San Juanico estaba fuera del mapa.
La exigencia sigue siendo la misma que hace 34 años, que salgan las gaseras”, pero eso es prácticamente imposible porque según Pemex, dijo: “Generan muchos empleos y al salir la gente de aquí se quedaría sin trabajo, su argumento es que generan empleos y que no se pueden ir de aquí”.
San Juanico volvió a sonar el pasado 11 de noviembre, pues alrededor de las 23:00 horas, vecinos inicaron el bloqueo de la México-Pachuca por los abusos de policías de la Ciudad de México que perseguían a presuntos delincuentes en la zona norte de la capital.
El movimiento policiaco inició por la detención de un presunto asaltante en una gasolinera, quien fue defendido por más personas, las cuales agredieron a los uniformados; ante ello, fueron enviados más policías, lo que terminó con abusos por parte de la autoridad.

Previous Toluca, Naucalpan y Tlalnepantla las tres ciudades más prósperas del Edomex
Next Errores del Buen Fin: rematan pantallas en $1,099 y en $8.99