VENEZUELA, LA IGNORANCIA DE LA POLÍTICA


Por Fernando Islas

Juan Guaidó, el emergente líder de la “resistencia”, es el hombre que aglutina las simpatías opositoras contra Maduro. Con Caracas como punto de partida, la escasez de alimentos y medicinas llevan el sello de la casa, ello aunado a la hiperinflación. Para el Fondo Monetario Internacional, la aceleración de la hiperinflación en el herido país sudamericano podría alcanzar el 10.000.000% en 2019.
“En Venezuela continúa la crisis económica y humanitaria. Se proyecta que el PIB real caiga más en 2019, lo que ubicaría la caída acumulada desde 2013 en más del 50% (causada por el desplome de la producción de petróleo y el deterioro de las condiciones del sector no petrolero)”, escribe Alejandro Werner, director para América Latina y el Caribe del FMI. “También se proyecta que la hiperinflación y la emigración se intensifiquen en 2019. La evolución de los acontecimientos políticos agrega otro nivel de incertidumbre a las perspectivas del país (“América Latina y el Caribe en 2019: Una expansión moderada”, en Diálogo a Fondo, el blog sobre temas económicos de América Latina del FMI: https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=10656)”. En pocas palabras, estima Werner, la economía venezolana es hoy menos de la mitad de lo que era en 2013.
Pero el petróleo es una llave exclusiva de Maduro. Un estudio de la Administración de Información Energética de Estados Unidos señala que, en enero del año pasado, Venezuela tenía 302 mil millones de barriles de reservas de petróleo, las más grandes del mundo. Sin embargo, señala la AIE, la producción de crudo de Venezuela ha disminuido rápidamente y vive su escenario más bajo en 30 años. A partir de mayo de 2018, la producción de crudo de Venezuela fue de 1.4 millones de barriles por día. A pesar de la disminución de su producción, Venezuela seguía siendo el duodécimo productor mundial de petróleo en 2017 (Independent Statistics & Analysis. U.S. Energy Information Administration. Country Analysis Executive Summary: Venezuela, del 7 de enero. Disponible en línea) Pues sí: la administración bolivariana es la responsable.
En 2015, quien esto escribe entrevistó al escritor venezolano José Balza. Al releer los temas abordados advertimos que nunca hubo intenciones del gobierno de Maduro por mejorar. “Las importaciones con dólares son cada vez menos, porque hay menos dólares debido a que han sido despilfarrados, llevados a Cuba, a Nicaragua. Así que el petróleo, con el eslogan de que ‘el petróleo es nuestro’, es falso. El petróleo es del gobierno y de los países que partidizan la riqueza venezolana. Es de una ingenuidad increíble. Venezuela se hunde”, señaló Balza.
“No hay medicinas para los enfermos. Es insólito, incomprensible, y los gobernantes son tan incapaces de pensar, que no pueden corregir esos errores económicos. El famoso socialismo no ha producido bienestar a nadie. Los únicos que tienen bienestar son la gente del gobierno, que manejan fortunas en bancos extranjeros. Se mueve en un séquito con 200 personas que van a Nueva York, a París, ocupan los hoteles de primera categoría, es un sinsentido. Pero yo me voy a la cosa humana que está detrás de eso, no a la maniobra política, porque no creo que haya política, es la ignorancia de la política” (“Bioy, ‘profeta’ de Venezuela”, en Excélsior, 2 de mayo de 2015).
Los venezolanos han aprendido a vivir en la adversidad, ya sea en sus lugares de origen o lejos de casa. Hoy en día, más de tres millones de venezolanos viven en el exterior, según Naciones Unidas.
Normalmente, son las guerras o los desastres naturales los que provocan migraciones de emergencia, pero Maduro generó una crisis humanitaria por la incompetencia de un gobierno incapaz de proveer alimentos y servicios de salud. ¿Cómo un país tan rico en petróleo decide permanecer tan pobre? José Balza tiene razón. Venezuela es la ignorancia de la política.

Previous Habrá sesiones en distintos puntos del país para implementar estrategia de pacificación: AMLO
Next No aparecen 68 mil mdp del gasto público de la federación en 2017