Ciclovías sin ruta trazada


Las ciclovías de la Ciudad de México no llevan a ningún lado. La mayor parte de la red de infraestructura ciclista está desconectada y los usuarios deben improvisar caminos para llegar a sus destinos.
Como muestra, las ciclovías principales como la de Paseo de la Reforma, avenida Chapultepec y la de Revolución-Patriotismo están truncas.
En el caso de la de Reforma, no ha podido completarse desde Lieja hacia el poniente; en tanto que inicia en Reforma Norte intempestivamente en la Glorieta de Cuitláhuac –después de no existir en la zona de Tlatelolco, con dirección al poniente.
La ciclovía de Revolución-Patriotismo tiene un origen-destino bien definido en su extremo sur, pues está conectada con Ciudad Universitaria, pero en su tramo norte desaparece de manera inesperada después de Diagonal Patriotismo y su entronque con el Circuito Interior José Vasconcelos.
Un tercer ejemplo es la ciclovía ubicada en avenida Chapultepec, que inicia a la altura de Bucareli, y nace luego de un tramo de bus-bici en Arcos de Belén, pero desaparece al llegar a las inmediaciones de la Glorieta de Insurgentes y, sin ningún señalamiento, vuelve a aparecer calles más adelante, para volver a perderse en las inmediaciones del Centro de Transferencia Modal Chapultepec.
Otras ciclovías como la de avenida Nuevo León, la de Mérida-Nápoles y también la de Adolfo Prieto desaparecen intempestivamente.
La de Nuevo León acaba en su entronque en Insurgentes y ya existe infraestructura delimitada en División del Norte en donde circulan entre los carros decenas de ciclistas.
Así como estos ejemples hay otros que no tienen un principio ni un fin para un recorrido de miles de capitalinos que utilizan este tipoi de transportes.

Previous Destaca Secretaría del Trabajo labor conjunta entre autoridades, sindicatos e inversionistas
Next Presentan plataformas tecnológicas para facilitar información a la ciudadanía