MENORES EN PELIGRO


Por Fabiola Guarneros Saavedra

El Inegi ha documentado que la primera causa de muerte en los adolescentes y jóvenes de nuestro país son los homicidios, la mayoría cometidos con arma de fuego.
En los últimos cuatro meses se registraron 360 homicidios dolosos contra la población de cero a 17 años; es decir, 3 homicidios diarios, en promedio. En diciembre de 2018 ocurrieron 75 casos; en enero, 101; en febrero hubo 98; y en marzo, 86 homicidios, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).
El 28 de abril, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) dio a conocer cifras sobre la situación que vive la infancia en México ocasionada por la violencia armada.
Durante la conferencia de prensa Niñez en crisis: altos niveles de incidencia delictiva y violencia contra niñas, niños y adolescentes, la Redim informó que de cada 100 carpetas de investigación donde las víctimas son niñas, niños o adolescentes, sólo hay una sentencia condenatoria.
Un día después, el 29 de abril, Aideé, la estudiante del CCH Oriente, fue asesinada dentro de su salón de clases. Ella tenía 17 años y lamentablemente se suma a la cifra de muertes violentas que ocurren todos los días.
No debemos normalizar la violencia. No debemos acostumbrarnos a las cifras de la muerte provocada por la inseguridad, no debemos permanecer indiferentes ante el asesinato de niñas, niños, adolescentes y jóvenes. No es normal, no debe ser así.
La obligación del Estado es garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Y nosotros tenemos el derecho de exigirla. Tampoco sirve de nada negar la realidad o descalificar las cifras oficiales, porque la inseguridad no se disminuye con declaraciones o decretos.
La violencia armada contra la niñez tiene varios verdugos: delincuencia común, crimen organizado, tráfico y venta ilegal de armas, narcomenudeo, violencia doméstica, trata, etcétera.
Desde 2006 al 2019 fueron asesinados en la guerra contra el crimen organizado más de 16 mil menores; sólo de 2015 a marzo de 2019 suman 4,299 homicidios dolosos, en su mayoría realizados con arma de fuego.
Continúan desaparecidos cerca de 7 mil menores sin contar aún con una acción articulada a nivel nacional, ni un protocolo especializado para la búsqueda, alertó Redim.
La Redim desarrolló hace 15 años un sistema de información denominado La infancia Cuenta en México, que recopila y analiza datos públicos para mostrar los avances y desafíos que tiene el Estado en la garantía de derechos humanos de casi 40 millones de ciudadanos que aún no alcanzan la mayoría de edad.
Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los estados más violentos son Guanajuato, Veracruz y Nuevo León. El Estado de México y la Ciudad de México no se quedan atrás, son sitios peligrosos para nuestros adolescentes.
Por eso quiero retomar la cita de Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México: “la necro estadística se ha convertido en la forma de medir el éxito en la guerra contra el crimen, cuando cada persona asesinada tendría que significar un fracaso del Estado obligado a garantizar el derecho a la vida…”.

Previous Ni un paso atrás en la lucha contra la corrupción: López Obrador
Next Periodo extraordinario para aprobar reforma educativa en el congreso