¿MÁS DE LO MISMO?


¿MÁS DE LO MISMO?

Por Jorge Petrikowski

El pasado 24 de mayo se dio a conocer que el vuelo 198 de Aeroméxico que partía de la Ciudad de México con destino a Mexicali, Baja California se vio misteriosamente retrasado por al menos media hora, al menos fue misterio hasta que se filtró la información de que se esperaba a Josefa González-Blanco Ortiz-Mena, en ese momento titular de Semarnat en lo que evidenció una clara prepotencia por parte de la funcionaria, quien horas más tarde abandonó su puesto.
La funcionaria aceptó que minutos antes había realizado una llamada para que el avión la esperara, pese a que llevaba más de media hora de retardo, algo inaudito según la compañía, que aun así acató la orden y espero en tierra sin importar que los demás pasajeros se encontraran a bordo y esperando que su vuelo despegara a tiempo.
Este caso se suma a una larga lista de funcionarios de la 4T que se han salido del redil y se han mostrado exactamente igual que trabajadores de alto rango en otras administraciones que ahora son fuertemente criticadas, pero no sólo son las actitudes, sino la falta de capacidad que lleva a pensar que sólo es más de lo que habíamos visto por años.
Desde el inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador han surgido críticas por contrataciones de personas sin el perfil adecuado, compadrazgos y otras irregularidades. Uno de los casos más sonados fue el de Edith Arrieta Meza, quien a inicios de año fue nombrada subdirectora de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados en CONACYT, siendo que sus estudios eran en diseño de modas, algo que de inmediato saltó a la luz y le costó el puesto.
Ante este caso AMLO fue contundente y de inmediato dijo que se le despediría, algo que suena lógico, pero ¿se hubiera actuado de la misma manera si no se hubiera tratado de un caso mediático?, ¿si se hubiera sabido sólo al interior del organismo también se le hubiera despedido? Creo que la respuesta parece clara: no, se hubiera dejado el tema hasta que alguien en los medios lo mencionara.
Otro caso sonado fue el de David Ledezma quien sin contar con estudios logró llegar a subdirector y coordinador de comunicación e información estratégica de CONACYT —nuevamente—, otro ejemplo de un caso que fue mediático y costó la renuncia del señalado quien cursaba el tercer semestre de la licenciatura en Comunicación y que de no haberse convertido en un tema público, probablemente, seguiría en su puesto.
Así se puede seguir con ejemplos como el del compadre de AMLO Miguel Rincón Arredondo y muchos más que se han dado a conocer y que, debe ser reconocido, han sido corregidos y no se hablará de ellos más que como anécdota, sin embargo se tendrá que cuestionar ¿por qué hubo necesidad de llegar a eso?, esas cosas fueron las que se prometió cambiar y parece ser sólo lo mismo de siempre, llegar como sea, pero llegar al poder.
La actual administración tiene un fuerte reto, cambiar la percepción del ciudadano promedio. Los ejemplos dados pueden tratarse de meros errores, pero levantan suspicacia en una ciudadanía que ha visto a gente sin perfil, amigos o familiares en puestos que no les corresponden, además ser déspotas y mostrar nulo respeto por los ciudadanos, sin duda tendrá que ser el presidente quien ponga bajo la lupa a sus colaboradores que más que ayudarle parecen ser parte de un fuego amigo.

Previous Los estados desviaban lo que iba para medicinas: AMLO
Next Renovadas 35 mil unidades de transporte público: Del Mazo