Senado ratifica T-MEC con 114 votos a favor


La ratificación del nuevo tratado comercial se turnó al Ejecutivo Federal para continuar con los trámites correspondientes.

México se convirtió en el primer país en ratificar el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Este miércoles el Senado de la República aprobó, con 114 votos a favor, el acuerdo que reemplaza al TLCAN, signado en 1994.
Con 114 a favor, cuatro en contra y tres abstenciones, de 121 senadores presentes, la unanimidad prevista para su ratificación se rompió con los votos en contra de los senadores de Morena: Ana Lilia Rivera, Jesusa Rodríguez, Nestora Salgado y Emilio Álvarez Icaza, así como por las abstenciones de los senadores del PAN, Víctor Fuentes y Martha Márquez, y de la morenista Blanca Piña.
El nuevo tratado comercial consta de 32 capítulos, de los que se presume 10 son de nueva creación. Dentro de las reformas que se lograron tras el acuerdo trilateral destacan las alcanzadas en materia de acceso a mercado para productos automotrices; la medida 232, para aranceles al acero y aluminio, así como los avances en materias como agricultura, comercio digital, anticorrupción, telecomunicaciones y derechos de propiedad intelectual.
Dentro de la renegociación del TLCAN, se establecieron reglas de origen más estrictas para que la comercialización de automóviles quede libres de aranceles en la región, en el que se contempla que los vehículos deben de estar producidos en un 75% con contenido de la región y el 40% del costo de éste deberá provenir de plantas que paguen salarios de 16 dólares la hora.
Cabe señalar que este es el único tratado a nivel mundial que fija reglas de origen para vehículos, y contempla que de incumplir se deberá pagar un arancel igual o menor a 2.5%.
Se eliminó, dentro de la denominada sección 232 del tratado, el arancel del 25% al acero y 10 al aluminio. Contempla que en caso de que Estados Unidos imponga una medida al amparo de la Ley de Expansión de Comercio de 1962, no aplicará la medida a México durante 60 días, en tanto se realizan negociaciones con base en la dinámica de la industria y patrones comerciales históricos.
De llegar a concluir que la medida es incompatible con el T-MEC o los acuerdos abarcados por la Organización Mundial del Comercio (OMC), México puede adoptar acciones con efecto comercial equivalente. Adicionalmente, el acuerdo reafirma el derecho de México a impugnar la medida ante la OMC.
En materia de agricultura, el nuevo tratado mantiene el libre comercio para todos los productos agrícolas originarios, con lo que todas las exportaciones agrícola mexicanas gozarán de un libre comercio a nivel regional.
En este capítulo se agregaron disposiciones que buscan fomentar la transparencia y cooperación en el comercio de productos de biotecnología agrícola.
Dentro de los nuevos paradigmas abordados, destaca el capítulo que toca el comercio digital, pues sustenta que propicia el crecimiento económico y genera diversas oportunidades de desarrollo, especialmente para las pequeñas y medianas empresas.
Se busca, con marcos jurídicos adecuados, promover la confianza del consumidor y evitar barreras innecesarias al comercio que se realiza a través de medios electrónicos.
Se señala que estas adecuaciones propiciarán nuevas oportunidades de negocio y se incluye dentro de su apartado la protección a los datos personales, no discriminación de productos digitales, neutralidad de la red, cooperación en temas de ciberseguridad, gobierno digital abierto, entre otras medidas.
Con el objeto de combatir la corrupción, se estableció un capítulo en el que se establece que los tres gobiernos legislen de manera integral ordenamientos jurídicos por los cuales se puedan perseguir delitos como el soborno, cohecho internacional, y peculado cometido por las empresas y autoridades de cualquiera de los tres países socios.

Previous ¡DETÉNGANLOS, SE LLEVAN NUESTRO DINERO!
Next DESTAPAN DESPILFARROS DE LA SCJN