Corrupción y negligencia en derrumbe del Rébsamen: CNDH


Tras una investigación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) determinó la existencia de violaciones a los derechos humanos durante el derrumbe del colegio Enrique Rébsamen luego del sismo del 19 de septiembre de 2017.
Entre los agravios se identificó la violación al principio del interés superior de la niñez, a la legalidad, seguridad jurídica, integridad y seguridad personal, así como a la vida y a la verdad en contra de alumnos, docentes y personas que estaban en el inmueble.
Expuso que se identificaron diversos indicios que deberán ser investigados, como actos de corrupción e irregularidades, entre ellas correos electrónicos sobre los avances y autorizaciones que la alcaldía concedía al colegio para realizar y continuar las obras en un cuarto piso.
Detalló que se detectaron anomalías en la autorización de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que se impartieran los niveles de preescolar, primaria y secundaria sin cubrir todos los requisitos, uno de ellos el uso de suelo.
Por lo tanto, la CNDH emitió una recomendación por negligencia, falta de supervisión, acciones y omisiones en materia de seguridad estructural en el colegio Enrique Rébsamen, que colapsó en los sismos de 2017.
El organismo informó que la Recomendación 31VG/2019 fue dirigida al secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma; a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y a Patricia Elena Aceves, alcaldesa de Tlalpan, donde se ubica el plantel.
Además, la Comisión descubrió inconsistencias de los programas de Protección Civil para la primaria y la secundaria, ya que no contaba con Programa Interno de Protección Civil desde que inició su funcionamiento.
Para la CNDH, en las investigaciones penales y administrativas se debe considerar toda la cadena de mando dentro de la demarcación territorial Tlalpan en las diferentes fechas que se identificaron en la presente recomendación.
El personal que realizó las visitas de verificación, expuso, no dio aviso a su superior sobre el hecho de que en el inmueble se impartían clases y se usaba como vivienda, sin que se hubiera acreditado permiso alguno.

Previous Feminicidios, deuda pendiente del estado con las mujeres
Next Árboles capitalinos afectados por plagas en un 30%