Brasil toma medidas más duras ante posibles manifestaciones


¿Puede Brasil ser el próximo país alcanzado por la ola de protestas masivas y convulsión social y política que ha afectado a buena parte de Latinoamérica en el último tiempo?

La pregunta parece inquietar al gobierno de Jair Bolsonaro, que ha comenzado a mostrarse dispuesto a endurecer las medidas represivas e incluso adoptar métodos de la última dictadura militar para contener posibles desbordes.

Bolsonaro admitió en la noche del lunes que un proyecto de ley oficial que exime de culpa a agentes de seguridad y militares que cometan algún exceso prohibido por ley durante operaciones especiales podría ser aplicado para evitar protestas.

Bolsonaro había sido consultado sobre si existe relación entre el proyecto del gobierno, llamado de “excluyente de ilicitud”, y algún intento por evitar en suelo brasileño manifestaciones similares a las que sacuden a vecinos como Chile y Bolivia.

Previous Una sospechosa aeronave invade espacio aéreo norteamericano y las autoridades ordenan cerrar la Casa Blanca y el Capitolio.
Next Gobierno e IP presentan Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura