López Obrador en desacuerdo por inspecciones a centros de trabajo mexicanos por T-MEC


Con el año a punto de concluir y sin una firma de Canadá y Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio, el gobierno prevé modificaciones o adiciones de última hora, si se dan se consultará al Senado de la República; expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al abrir la puerta a la posibilidad de que la ratificación del acuerdo comercial no sea este año, el mandatario Federal reconoció que estadounidenses y canadienses impulsan inspecciones a centros de trabajo en México que no son compartidas por su gobierno.

López Obrador, destacó además que los empresarios mexicanos están en todo su derecho de manifestarse en contra de la propuesta de que funcionarios extranjeros verifiquen si se cumple con la nueva ley laboral que contempla entre otras cosas, democracia sindical y procesos de justicia laborales apegados a derecho.

En tanto, subrayó que el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade tiene toda su confianza para representarlo en las negociaciones trilaterales, pero antes de firmar algún punto adicional al tratado, los senadores deberán dar sus consideraciones.

“Ya que él (Seade) esté satisfecho, antes de firmar, que pida un tiempo, que se abra un paréntesis para consultar a los senadores mexicanos, aunque la ratificación se dé después pero que antes de, se consulte para recoger la opinión del Senado; aún de manera informal que se les dé a conocer (…) de todas maneras el Senado tiene que ratificar porque es un adendum y no lleva mucho tiempo, no vamos atrasar, a ver si en un día tenemos una consulta con ellos” indicó López Obrador.

La propuesta de México en lugar de los inspectores es constituir paneles de expertos de los tres países, los cuales tendrían a su cargo revisar la implementación de la norma laboral en caso de que exista una controversia en alguna empresa.

El presidente estimó que la verificación del cumplimiento de la normatividad laboral debe darse en condiciones de igualdad y en caso de que no se cumpla lo mandatado, se reponga el procedimiento y se normalice la situación.

“Nosotros no aceptamos eso, el que haya una especie de inspectores para ver si una empresa cumple con lo establecido por la ley” apuntó López Obrador al admitir que se trata de un tema complejo que divide a trabajadores y empresarios.

“Tiene una parte que ven bien los trabajadores y una parte que no gusta a los empresarios, los trabajadores consideran que es una garantía para que realmente se cumpla lo que está en la ley (…) en el caso de los empresarios, con razón también argumentan que esto puede ahuyentar la inversión o tiene el propósito de que no haya la confianza suficiente para el establecimiento de las empresas si existen estos mecanismos de verificación de compromisos” explicó a los medios de comunicación.

Detalló que esto último, haría que las empresas norteamericanas se quedaran en su país y comentó que por la situación política y electoral que se vive en estos momentos en los Estados Unidos es que surgen estas implicaciones.

Previous Sujeto en bicicleta intenta robar a una mujer y es detenido por el copiloto de un auto en Brasil.
Next Veracruz a un paso de la desafiliación, niegan acceso a Fidel Kuri a junta de dueños