Sebastián Piñera firma proyecto de ley para incrementar la protección a los cuerpos de Carabineros, Policía de investigaciones y Gendarmería chilenos.


 

Este lunes el mandatario chileno firmó el proyecto anunciado a inicios de noviembre, el cual condena los actos perjudiciales contra agentes del Estado en el ejercicio de su cargo. Según el jefe de estado, la nueva enmienda permitirá “combatir con mayor eficiencia los ataques y violencia que se ejercen contra las fuerzas de seguridad y orden público en Chile”.

A pesar de las múltiples denuncias de uso excesivo de fuerza y violaciones a derechos humanos por parte de los uniformados durante las manifestaciones antigubernamentales en Chile, que dieron comienzo en octubre, Piñera recalcó que “la inmensa mayoría de sus carabineros y policías actuaron de acuerdo con la ley, que han cumplido con los protocolos de sus instituciones, así como han protegido y resguardado los derechos humanos de todos los ciudadanos”. Por si fuera poco, el mandatario señaló que hasta este lunes se tiene registro de más de 2500 carabineros heridos, algunos de ellos de gravedad por haber recibido el impacto de balas o bombas molotov. El proyecto de ley establece como agravante de los delitos de lesiones y homicidios cometidos contra carabineros, policías o gendarmes, el «cometerlos en forma encapuchada, en grupos organizados». Así mismo, contempla elevar las penas y establece que no se permitirán medidas sustitutivas en casos de homicidio, castración, mutilación o lesiones graves a uniformados.

Por su parte, una misión de la ONU liderada por la alta comisionada del organismo en Derechos Humanos, Michelle Bachelet, reveló que al menos 26 personas fallecieron durante las manifestaciones en Chile, más de 12 mil resultaron heridos y 345 sufrieron lesiones oculares a causa del uso de perdigones de plomo por parte de las autoridades chilenas. Además se documentaron 133 actos de tortura y malos tratos realizados presuntamente por Carabineros y militares durante arrestos, de las 28.210 personas fueron detenidas entre el 19 de octubre y el 6 de diciembre. El propio presidente Piñera, hace unas semanas, reconoció que «hubo uso excesivo de la fuerza» y «no se respetaron los derechos de todos» durante las protestas.

Durante el sábado pasado, en una de las sedes de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, que se encarga de llevar parte de los registros de violación de derechos humanos en el país, fueron robados casi todos los ordenadores. El presidente de la institución, Carlos Margotta, confirmó a los medios que los datos de las víctimas están a salvo, por lo que los denunciantes «no tienen por qué temer del mal uso que puede hacerse» de la información relativa a su situación.

Previous 33 años después, regresa Top Gun a la pantalla grande y hay nuevo trailer
Next Al menos nueve muertos por tormenta invernal en el centro-norte de los Estados Unidos.