Gobierno haitiano mantendrá contacto con la ONU para ayudar a niñas, adolescentes y mujeres que fueron abusadas sexualmente por los cascos azules.


 

De acuerdo con un comunicado emitido este jueves a los medios por el ministro de Relaciones Exteriores de Haití, Bocchit Edmond, los diálogos con las naciones unidas se mantendrá para buscar una solución y sin demora a la grave violación a derechos humanos por parte del personal uniformado y no uniformado de la Misión de estabilización de la Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), que se instaló en el país caribeño desde 2004 como parte de un protocolo que pretendía incrementar la seguridad en la zona.

Irónicamente, un estudio presentado por Sabine Lee, profesora de Historia en la Universidad de Birmingham, y Susan Bartels, científica en la Universidad de Queen en Canadá, ofrece «265 historias de niños haitianos abandonados por sus padres de la ONU». Tal estudio señala que «un número sorprendente de personal uniformado y no uniformado de la MINUSTAH se ha relacionado con una variedad de abusos contra los derechos humanos, incluida la explotación sexual, la violación y las muertes ilegales».

El informe detalla que a menores de edad «se les ofreció comida y pequeñas cantidades de dinero en efectivo por sexo». Basado en entrevistas hechas a unas 2.000 personas en Haití en 2017, menciona que «niñas de apenas 11 años fueron abusadas sexualmente y quedaron embarazadas por los miembros de las fuerzas de paz»; además, fueron «abandonadas en la miseria para criar a sus hijos solas, a menudo porque los padres eran repatriados una vez que se conocía el embarazo». El texto habla de un círculo sexual que operaba en Haití con impunidad.

Previous Alemania aprueba disminuir precios de trenes como medida contra el cambio climático
Next Fuertes declaraciones del exmandatario uruguayo acerca del feminismo.