Al menos cinco oficiales arrestados y otros siete en proceso por violaciones a derechos humanos en Chile.


Este viernes las autoridades chilenas ordenaron prisión preventiva para cinco de los 12 policías chilenos acusados de torturar a un manifestante durante el toque de queda impuesto en el país durante los primeros días del estallido social. Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago ordenó las medidas cautelares de firma mensual, arraigo nacional y prohibición de acercarse a la víctima para los otros siete agentes.

Los hechos ocurrieron el pasado 21 de octubre en la Plaza Nuñoa, en el Centro de la ciudad, cuando un grupo de agentes antimotines de Carabineros (Policía chilena) le dio una paliza a un manifestante, que sufrió una contusión en un ojo y fracturas en la nariz y las costillas.

Los delitos por torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes fueron tipificados en Chile en 2016 y el Código Penal establece para ellos penas de entre cinco y 10 años de cárcel. El INDH ha interpuesto 943 denuncias contra agentes del Estado. Entre las principales quejas, 750 son por torturas y tratos crueles, 134 por violencia sexual, y cinco por homicidio.

Las fuerzas de seguridad de Chile están bajo la mira de ONG’s debido a la brutal represión de las protestas en el país y han sido acusados de haber cometido graves violaciones a los derechos humanos por diversos organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Amnistía Internacional (AI) o Human Rights Watch (HRW).

Previous Gobierno argentino echa para atrás reformas mineras tras intensas jornadas de manifestaciones en contra.
Next México asciende entre países que más combaten la corrupción