Macabra secta fanática religiosa secuestraba personas para sacrificarlas en una comarca indígena de Panamá.


Este jueves el Ministerio Público de Panamá informó sobre el hallazgo de una fosa común con siete cadáveres, víctimas de una presunta secta religiosa en la comarca indígena de Ngäbe-Buglé, ubicada en la provincia de Bocas del Toro. Según el informe, los cadáveres corresponden a seis menores de edad, de entre 1 y 17 años, además del cuerpo de una mujer que estaba embarazada, de aproximadamente 4 o 5 meses de gestación, y madre de cinco de los menores. El operativo se llevó a cabo el domingo pasado, luego de que un dirigente de la comarca indígena llegara a la ciudad de Santiago con tres heridos de consideración y denunciara el hecho.

Los sobrevivientes de la masacre informaron a las autoridades sobre la fosa común y denunciaron a la agrupación “Luz del Mundo” como los responsables. Según los reportes oficiales, cuando los oficiales se hicieron presentes en el lugar denunciado, los cuerpos fueron encontrados en avanzado estado de descomposición. El operativo se llevó a cabo por las Fuerzas Especiales del Policía Nacional para desmantelar la secta religiosa y antes de hallar los cuerpos, los elementos de seguridad rescataron a unas 15 personas, a las que trasladaron a centros hospitalarios.

Por su parte, el subdirector del hospital Luis Chicho Fábrega, Eduardo Vannucci, reportó que una de las mujeres rescatadas se encontraba embarazada y que, recién llegó al hospital, dio a luz. Así mismo, las autoridades informaron sobre el arresto de todos los presuntos autores del horrible crimen: nueve adultos y un menor; quienes serán juzgados ante un tribunal de Garantías en Bocas del Toro.

Previous Varios países exigen a Irán pagar por el derribo del avión ucraniano, en el que murieron 176 personas.
Next Reabren tramo Estadio Azteca-Taxqueña del Tren ligero