Policía mata de siete tiros a un joven afroamericano de 19 años sobre una carretera en Estados Unidos y la familia del occiso exige la destitución del oficial.


 

Los hechos tuvieron lugar el pasado 15 de enero sobre una carretera de la ciudad de West Haven, Connecticut, donde el muchacho fue perseguido por las autoridades durante un largo tramo de la vialidad, hasta detenerse debajo de un puente, donde los oficiales aprisionaron el auto del chico y le dispararon mientras permanecía dentro de su vehículo. Según los reportes y las imágenes captadas en vídeo por los oficiales, Mubarak Soulemane habría robado el auto en el que era perseguido y portaba consigo una navaja que le fue retirada una vez muerto.

Los familiares del occiso organizaron una protesta este martes para exigir que el oficial Brian North sea despedido de sus funciones mientras las autoridades continúan investigando el caso. La familia declaró que el acto del policía fue un “asesinato a sangre fría” y consideran que fue un tiroteo “innecesario e injustificado”, alegando que Mubarak no opuso resistencia cuando los oficiales le aprisionaron entre sus autos y que el oficial cometió un acto de odio en su contra.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Justin Elicker, también mostró su desacuerdo con el accionar policial: «Vi el video y estoy indignado», señaló. Así mismo, la familia confirmó que el joven padecía de esquizofrenia pero que nunca había sido violento.

Previous Autoridades peruanas implementaran cámaras de seguridad en la antigua ciudad de Machu Picchu, tras los recientes actos vandálicos que se suscitaron en las famosas ruinas.
Next Aumenta a 17 el número de víctimas por Coronavirus