REPUNTA SECUESTRO Y TRATA DE MENORES EN MÉXICO


Las víctimas son de 0 a 17 años, quienes son las presas más fáciles principalmente para los grupos delictivos

México se ha convertido en un país violento para la infancia y adolescencia al aumentar los registros de niños desaparecidos y asesinados, la adolescencia es etapa con mayor riesgo en los menores de edad.
En las últimas 24 horas los casos que han provocado la alerta entre los mexicanos es la muerte de Fátima Cecilia y el robo de un menor en calles de San Pablo Autopan, en el municipio de Toluca y que además han indignado a varios sectores de la sociedad del país.
Del total de desaparecidos del país, los menores presentaron más casos de desaparición en edades que van de los 0 a los 17 años de edad.
Padres de las víctimas como organizaciones han acusado negligencia de las autoridades al negar la búsqueda inmediata de los menores alegando que para iniciar una averiguación previa de niños desaparecidos se debe esperar 48 o 72 horas para dar tiempo a que regrese por si se fue “por voluntad propia” en caso de los adolescentes.
Por otro lado el balance anual general sin importar la edad de las víctimas, Veracruz registró 448 secuestros, el Estado de México, con 322; la Ciudad de México, con 116; Puebla, con 100, y Morelos, con 77 secuestros.
Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero de 2015 a junio 2019, se registraron en México 3 mil 320 casos de trata, de las cuales 805 de ellos son niñas, niños o adolescentes, mientras que siete de cada 10 casos son niñas o mujeres adolescentes.
Por otro lado de los 805 casos de trata en menores, Coahuila registró 95 casos, Chiapas con 94 y Chihuahua con 70, son los estados con mayor número de víctimas de trata entre personas de cualquier sexo en este rango de edad.
Mientras que en el casos de niñas y adolescentes Chiapas con 79 casos de trata, Chihuahua con 58, y Baja California con 48, son las entidades donde este delito más les afecta.

EN AUMENTO FEMINICIDIO DE NIÑAS, 98 CASOS REPORTADOS DURANTE 2019

El último reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Seguridad Pública (SESNSP) señal que en 2019 fueron asesinadas 191 niñas; pero esos casos fueron clasificados homicidio doloso.
Durante los primeros seis meses de 2019, se registraron en promedio mensual 12 víctimas de este delito entre 0 y 17 años; siete que de cada 10 han sido niñas o adolescentes mujeres.
Un ejemplo es el de Nazaret que tenía 15 años. A mediados de 2019 se mudó de su natal Hidalgo para estudiar en la Preparatoria Agrícola de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh), ubicada en el municipio de Texcoco, Estado de México. La tarde del 19 de diciembre del año pasado, desapareció, lo que provocó que sus familiares y amigos la buscaran desesperadamente.
Sin embargo, cuatros días más tarde, su cuerpo fue encontrado sin vida en uno de los estanques de agua del campus. Fue víctima de feminicidio y el principal sospechoso era uno de sus amigos; un menor de edad quien finalmente fue detenido.
Muchas veces, los feminicidios no los clasifican bien porque las autoridades no están capacitadas con perspectiva de género, no saben o no quieren visibilizar el problema. A veces catalogan estos casos como infanticidios, pero no toman en cuenta la relación de confianza, cuidado y poder entre el feminicida y la víctima.
En la última década, el Estado de México y la Ciudad de México figuran entre los primeros lugares de casos registrados de violencia contra la mujer, con 79 mil 741 y 199, respectivamente, de acuerdo con la información contenida en el Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres (BANAVIM), de la Secretaría de Gobernación (SEGOB).
Pero de todo esto las llamadas cifras negras que son las que no se reportan harán de esto un problema mayor, porque en muchos de los casos en comunidades alejadas de las cabeceras municipales no reportan estos hechos y quedan en el limbo.

Previous Más de 28 mil familias beneficiadas con el programa Familias Fuertes en su Patrimonio: Del Mazo
Next Una de las mayores organizaciones juveniles de Estados Unidos se declara en bancarrota para evadir acusaciones de abuso sexual.