La tía entregó a los feminicidas de Fátima y ella podría cobrar la recompensa


Los detenidos pretendieron sobornar a los policías

Gladis Giovana ‘N’ y Mario Alberto ‘N’ revelaron los detalles del feminicidio de Fátima a Irma Reyes, tía paterna de él, quien los hospedó durante su fuga en una vivienda de la comunidad La Palma, municipio de Isidro Fabela, Estado de México. La mujer no soportó el coraje ante el atroz crimen por lo que decidió entregar a la pareja a la policía.
Explicó que al ver sus fotografías en la televisión le dijo a su hermana que fuera por los policías municipales, mientras ella los entretenía haciéndoles creer que los iba a ayudar.
“Les dije que se pidieran perdón, que pidieran perdón a Dios, tanteé el tiempo. Gladis Giovana se quería entregar, yo le dije que yo la acompañaba, Mario me dijo que él se quedaba aquí, pero y yo le dije ‘no tú también vas a pagar’ y él me dijo ‘no, tía ¿por qué me haces esto?’, yo le respondí, ‘porque lo que tú hiciste fue una cobardía’”.
Irma explicó que Giovana, hincada y llorando, le contó que robó a la niña Fátima presionada por Mario Alberto quien le dijo que, si no le llevaba una “novia joven, una novia que le durara toda la vida”, quien la pagaría serían sus propios hijos y amenazó con abusar de ellos.
De acuerdo con el relato de Irma, luego de que secuestraron a Fátima, Giovana maquilló a la menor, le pintaron las uñas, puso un vestido que le habían comprado y se le entregó a Mario, quien abusó sexualmente de ella.
Gladis Giovana le suplicó a Irma que la perdonara, que estaba arrepentida y que quería entregarse a la policía; insistió que siempre actuó por miedo a su esposo, quien la presionó y por ello asfixió a Fátima con un cinturón, lo cual ocurrió cuando se enteraron que buscaban a la niña.
Los presuntos feminicidas de Fátima fueron puestos a disposición del Ministerio Público en el Estado de México acusados de cohecho por un ofrecimiento, que hicieron de palabra, de 10 mil pesos que ni siquiera tenían, es decir, no existe el elemento de prueba.
Hasta el cierre de la edición la Fiscalía de la Ciudad de México no había obtenido las órdenes de aprehensión contra la pareja. El miércoles, Ulises Lara, vocero de la dependencia, aseguró se les acusa de privación ilegal de la libertad con fines de causar daño, pues no querían dinero por el secuestro.
Las autoridades informaron este jueves que Giovana y Mario intentaron sobornar a policías cuando fueron localizados en el municipio de Isidro Fabela, Estado de México, con el objetivo de que los dejaran escapar.
En un comunicado conjunto, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CdMx) y la Fiscalía General de Justicia mexiquense informaron que después de dar seguimiento a las investigaciones del caso, se pudo determinar el posible el paradero de estas dos personas en aquella entidad.
De acuerdo con las autoridades, fue entonces que elementos de la Policía Municipal de Isidro Fabela y de la SSEM recibieron la alerta de un vecino de la zona sobre el probable paradero de los presuntos asesinos de Fátima.

Previous Continúan las agresiones a periodistas
Next Vinculan a proceso al “Lunares”