Se encarecen alimentos y servicios


La inflación repuntó un 0.12 por ciento durante la primera quincena de febrero, con lo que a tasa anual registró un incremento de 3.52 por ciento; estuvo impulsada por el encarecimiento de los alimentos y los servicios, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor, los productos menos volátiles –que se agrupan en la inflación subyacente- no dejan de encarecerse. En el periodo ese grupo incrementó 0.22 por ciento, lo que a tasa anual le ubicó en 3.69 por ciento.
A su interior, los precios de las mercancías crecieron 0.24 por ciento, con una tasa anual de 3.87 por ciento, y en particular las bebidas alcohólica y el tabaco que tuvieron un ajuste en el impuesto especial sobre producción se dispararon 8.07 por ciento en la primera mitad de febrero; ello mientras los servicios incrementaron 0.19 por ciento quincenal y 3.48 por ciento anual.
Por otro lado, el índice no subyacente –donde se concentran los insumos más volátiles- retrocedió 0.16 por ciento quincenal y aumentó 3.03 por ciento a tasa anual. Entre ellos, los productos agropecuarios subieron 0.14 por ciento quincenal, en cambio los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno disminuyeron 0.38 por ciento quincenal.
Los productos cuyo costo registró el mayor incremento e incidió en el alza del INPC fueron el tomate verde, que se encareció 27.97 por ciento, el huevo que lo hizo en 4.33 por ciento y la vivienda propia en 0.13 por ciento.
A la par, el jitomate reflejó una baja de 7.48 por ciento, lo mismo la gasolina de bajo octanaje, en 62 por ciento y la cebolla en 7.17 por ciento.
Los estados donde hubo un mayor alza en los precios fueron Tlaxcala, Puebla y la Ciudad de México; del otro lado Chiapas, Campeche y Quintana Roo, registraron una menor inflación.

Previous OMS alerta sobre riesgo de pandemia por Covid-19
Next Reunión del presidente del TSJEM con integrantes de la Barra Mexicana Colegio de Abogados