Cazadores furtivos asesinan a dos de las únicas tres jirafas blancas en Kenia y las autoridades condenan los actos.


 

De acuerdo con un comunicado emitido este martes por la Ishaqbini Hirola Community Conservancy en la localidad de Ijara, donde vivían los animales; la única jirafa blanca hembra y su cría fueron cruelmente asesinadas por cazadores furtivos. El gerente de la comunidad, Mohammed Ahmednoor, declaró al respecto: «es un día muy triste para la comunidad de Ijara y Kenia en su conjunto. Su asesinato es un golpe a los pasos dados por la comunidad para conservar especies raras y únicas y una llamada de atención para el apoyo constante de los esfuerzos de conservación».

Según precisan los medios locales, ahora solo un ejemplar de esta rara especia queda con vida, se trata de un macho adulto que continúa viviendo en el área de conservación natural y la Sociedad para la vida silvestre de Kenia ya se encuentra investigando el caso.

Esta rara variedad de jirafa tiene una peculiar mutación genética que produce “leucismo”, que es la inhibición de la pigmentación en algunas células de la piel; que a diferencia del albinismo, no afecta a la coloración de los ojos y otras partes corporales como pliegues y algunas porciones de folículos capilares.

Los datos de la Fundación para la vida silvestre en África revelan que el 40% de la población de jirafas fue exterminada durante los últimos 30 años debido a la caza furtiva, para comerciar con su piel o carne.

Previous Timo Hübers, del Hannover 96, primer futbolista con coronavirus
Next Se confirman los primeros dos casos de COVID-19 en Honduras.