LOS CASTRO, LA HISTORIA NO LOS ABSOLVERÁ


Por Bibiana Belsasso

Por primera vez en 59 años, los Castro dejan el poder en Cuba. Desde 1959 Fidel Castro mantuvo el control político de la isla y lo sucedió su hermano Raúl.
Hoy, en una histórica sesión legislativa, se llevará a cabo la transición política en Cuba. La sesión estaba prevista para el jueves, pero se adelantó un día.
Será una comisión integrada por 605 diputados la que elabore y someta a votación de la recién renovada Asamblea, una propuesta que incluye al presidente, primer vicepresidente, 5 vicepresidentes, un secretario y 23 miembros del Consejo de Estado, el máximo órgano dirigente de la isla.
De acuerdo con especialistas, si no hay sorpresas, el favorito para el relevo es el “número dos” de la isla, el primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, de 57 años.
Otro nombre que suena es el de Bruno Rodríguez Parrilla, nacido en México hace 60 años. Es ministro de Relaciones Internacionales de Cuba desde 2009.
A la lista se suma José Ramón Machado Ventura, de 87 años, quien representa a la vieja guardia de la revolución. Es uno de los hombres de confianza de Raúl y uno de los pocos combatientes de la llamada “generación histórica” que aún se mantienen en activo y con influencia dentro de la cúpula de poder en Cuba.
Sin embargo, Raúl Castro seguirá activo en la vida política de la isla, como primer secretario del Partido Comunista de Cuba.
Es así como Raúl Castro, de 86 años, dejará el poder en cumplimiento a la limitación de mandatos a un máximo de diez años decretada por él mismo. Será la primera vez que una persona que no se apellide Castro tome las riendas de la isla en más de cinco décadas.
Para organismos internacionales, con el cambio de poder en Cuba, la expectativa recae en el anuncio de una nueva era para los derechos humanos en la isla.
Recordem os un poco la historia de los Castro y cómo llegaron al poder, en el cual se perpetraron más de 50 años.
Fidel Castro inició en la vida política como un opositor a la dictadura de Fulgencio Batista. El pueblo cubano veía en Castro una salvación al antiguo régimen. Y muchos pensaron que se acabaría con las desigualdades y no tendrían carencias. Era la época de una Cuba en bonanza económica, el precio del azúcar estaba por las nubes y Fidel Castro mantenía fuertes lazos con la Unión Soviética.
Al poco tiempo el pueblo cubano empezó a vivir su peor pesadilla.
He platicado mucho con mi amigo y director de este diario, el cubano, ahora mexicano, Rubén Cortés, quien narra cómo en la isla nadie puede tener nada, ni siquiera una mascota: “Tenía hasta un perro que era mi mascota, que me acompañaba a jugar pelota y el régimen lo envenenó con vidrios y yo me quedé con un pedacito de colita del perro, porque era mi adoración”.
Ahí, nadie es propietario de su ganado “porque las vacas no son propiedad de nadie, digamos que el Estado te la usufructúa, tú tienes una vaca, pero el Estado es dueño de todas las vacas, de todos los caballos en Cuba y, entonces, tú lo que haces es que aprovechas la leche. Hay una inscripción de nacimiento de la vaca y una del ternero.
Cuando a ti se te muere la vaca, tienes que ir a informar que se te murió la vaca y demostrar que está ahí, sino te pueden dar más de diez años de cárcel”.
En uno de sus libros, Un bolero para Arnaldo, que escribió en honor a su padre, lo cuenta: “La revolución es muy radical, la revolución, incluso, le quita de facto la patria potestad a los padres de los hijos, de facto, no por ley. Sí, de facto, porque cuando el niño tiene cinco, seis años, ya se va a un internado”.
En parte de su libro, Rubén explica que esto genera —que los niños se vayan a los internados— en parte, una promiscuidad y se pierden muchos valores que antes existían en Cuba.
“Tú, como padre, pierdes de vista a tu hijo, porque lo ves una vez a la semana, lo ves el sábado. Ese día llega a la casa, deja sus cosas y se va con los amigos en la noche a una fiesta o algo, entonces pierdes el contacto con tus hijos. La estructura familiar se quiebra y estos hijos, hasta los 18 años, que terminan la prepa, después van para la universidad”.
“¿Qué pasa?, ¿qué provocó esto?, que entonces en Cuba, ahora, no hay, Bibiana, nada que una a los cubanos, solamente lo único que une a los cubanos es, a la fuerza, el sistema, es el Partido Comunista, el partido único, porque no hay una Iglesia que una a los cubanos, la Iglesia es tolerada y……ahora. Pero la Iglesia es una institución, que, bueno, en América Latina siempre ha unido a los ciudadanos, ¿no?”
Rubén Cortés nos explica el régimen de represión y control político que se vive desde hace casi 60 años.
“En Cuba hace casi 60 años que no votan los cubanos; aquí voto, aquí siento que participo, aquí me siento que, aunque no gusten mis artículos a veces a alguien en Twitter, pero yo creo que ese canal de ida y vuelta, de esa transmisión, yo creo que participo en algo en una sociedad, que colaboro, y eso me lo ha dado México”.
Un país completo, que tenía todo para prosperar, se perdió, sus familias se desintegraron, muchos huyeron en búsqueda de una mejor vida. Los cubanos que apoyaron a Fidel Castro para cambiar el régimen de su antecesor, nunca pudieron cumplir las expectativas que tenían de vivir mejor con el entonces nuevo régimen. Ni a Fidel, ni a Raúl la historia los absolverá.

Previous El México del Siglo XXI requiere una diplomacia fuerte, eficaz, moderna y capacitada: EPN
Next Anuncia Venezuela captura de banda terrorista