#DEBATECHILANGO NADA PARA NADIE


Los candidatos a Jefe de Gobierno de la Ciudad de México tuvieron el primero de tres debates para exponer ideas. El tiempo fue importante: apenas les fue posible exponer sus planes, responder a los ataques o confrontar a sus contrarios.

Mucho ruido y pocas nueces, así de concreto fue el #DebateChilango entre los aspirantes a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, donde no hubo nada para nadie.
Para muchos, en el #DebateChilango se dieron con todo, pero como siempre se dieron los señalamientos de uno contra todos y todos contra uno.
Si el #DebateChilango va a ser preludio del presidencial, pues entonces todos aquellos que tienen la esperanza de remontar se van a quedar donde están porque no se perderán de nada nuevo.
Los principales ataque se dieron para las dos punteras Claudia Sheinbaum Pardo y Alejandra Barrales Magdaleno quienes sufrieron los señalamientos.
En este primer debate, los siete candidatos a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México abordaron en forma recurrente los temas de seguridad y justicia, y propusieron el uso de cámaras de seguridad, mayor inteligencia en el combate al narcotráfico y delincuencia, así como capacitación a los elementos de las corporaciones policiacas.
El encuentro fue organizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) en el Casco de Santo Tomás contando con el moderador Javier Solórzano.
Los candidatos que debatieron: Mikel Arriola del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Alejandra Barrales, Por la Ciudad de México al Frente (PRD-PAN-MC); Mariana Boy del Partido Verde Ecologista de México (PVEM); Purificación Carpinteyro del Nueva Alianza (Panal); Lorena Osornio, candidata independiente; Marco Rascón, del Partido Humanista, y Claudia Sheinbaum, de la coalición Juntos Haremos Historia.
Al iniciar el apartado “Inseguridad y Justicia”, Arriola aseguró que el 2017 es “el año más violento de la Ciudad de México” y en su intervención arremetió contra Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales.
Por su parte Mariana Boy externó que “somos rehenes de la delincuencia” y prometió que no escatimará para garantizar la seguridad de los capitalinos.
Purificación Carpinteyro pidió a “Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales que deberían pedir perdón a los ciudadanos” y aseguró que propone invertir en cámaras con reconocimiento facial para garantizar seguridad.
Alejandra Barrales se defendió de acusaciones de Mikel Arriola y dijo que “en mi gobierno, la seguridad será una prioridad” y se comprometió a colocar videovigilancia a todas las unidades del transporte público. Además propuso un combate frontal al narcotráfico.
Sheinbaum acusó a Mikel de desconocimiento del tema de seguridad y se quejó de la impunidad del sistema de justicia en el país, debido a que con el PRD se generó la corrupción y colusión por la falta de un control central de gobierno.
Mariana Boy manifestó que los gobiernos actuales les han quedado a deber a la ciudadanía, y afirmó que en sus primeros días de gobierno activará la alerta de género en la Ciudad de México.
Arriola propuso un millón de cámaras para toda la ciudad y la aplicación ciudadana para denunciar, así como reformar la Policía y el Ministerio Público, porque “tenemos que recuperar la inteligencia en la Ciudad de México”.
Lorena Osornio lanzó la propuesta de que recurrirá a cámaras de ojo de pez para garantizar la seguridad en la capital del país.
Claudia insistió en su intervención a que es importante el tema del control central, cámaras con conexión digital y más capacitación para los cuerpos policiacos.
Mariana Boy le dijo al resto de los candidatos que el 44 por cierto de los delitos menores ocurren en el transporte público; por ello insiste en colocar cámaras y policías dentro de todas las unidades del servicio.
Alejandra resaltó que su propuesta se centra en cinco compromisos como policías encubiertos y bien capacitados, combate directo al narcotráfico y dignificar a los elementos de seguridad.
Marco Rascón con mayor moderación dijo que muchos de los delitos no se reportan en la ciudad y solamente con escuelas capacitación policial se podrá lograr un avance.
Sheinbaum les dijo al resto de los participantes que la seguridad “no es un asunto de más policías, el problema es la capacidad de reacción”.
Barrales no perdió la oportunidad en su ronda de responsabilizar a Claudia por la tragedia del Colegio Rébsamen, luego del sismo que se registró en el mes de septiembre de 2017.
Arriola se pronunció por un decreto de emergencia para realizar operativos contra el narcotráfico; quitará las arañitas y las fotomultas que puso Claudia Sheinbaum.
En su mensaje final, Lorena Osornio expresó que era la oportunidad de tener un gobierno ciudadano.
Mariana Boy, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), cuestionó a Claudia y Alejandra que los ciudadanos ya conocen. Por ello, insistió en “soy una persona honesta con una trayectoria limpia y de resultados”, porque la ciudad para ella no es un botín.
Claudia Sheinbaum prometió que va a ser una Jefa de Gobierno “modesta y honesta”, y destacó que el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador aventaja con 22 puntos al resto de los aspirantes.
Purificación Carpinteyro de Nueva Alianza (Panal) afirmó que “ya basta de que te asalten y que no tengas chamba”; así como es la mejor opción como funcionaria porque “yo no tengo miedo a los poderosos”, porque argumentó que no tiene jefe y puede hacer que las cosas sucedan.
Alejandra Barrales, por la Ciudad de México al Frente (PRD-PAN-MC), pidió a los ciudadanos que revisen el comportamiento de las Sheinbaum y ella durante su desempeño profesional, porque ella asegura que está dispuesta a “morirse en la raya”.
Las redes sociales y algunos medios dieron un empate entre Claudia y Alejandra quienes son las candidatas más fuertes, la gran perdedora y que le falta mucho fue la candidata independiente Lorena Osornio que tuvo muchas trabajas y poca conjetura en sus propuestas.

Previous La ETA llega a su fin como grupo terrorista
Next Rafael Nadal avanza a cuartos de final en Montecarlo