Elektra cerrará sus 1,200 sucursales


Habrá excepción de las sucursales que den los servicios financieros

Luego de ser exhibida como una de las empresas que no ha detenido sus actividades a pesar de no ser considerada como una actividad esencial, Elektra, la empresa propiedad de Ricardo Salinas Pliego y parte de Grupo Salinas, se comprometió a cerrar sus mil 200 puntos de venta antes de finalizar esta semana, informó Luisa María Alcalde, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).
A través de su cuenta de Twitter, la funcionaria federal explicó que desde el martes pasado los directivos de la empresa se comprometieron al cierre de sucursales, con excepción de los servicios financieros, pues son considerados como esenciales de acuerdo con la autoridad sanitaria.
Después de que se dio a conocer que Grupo Elektra y Banco Azteca interpusieron cuatro amparos para no cerrar sucursales en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus en el país. Los recursos se presentaron en contra de la STPS ante juzgados federales en la Ciudad de México, Estado de México, Nayarit y Quintana Roo, de acuerdo con la información disponible.
La Secretaria del Trabajo anunció que fueron notificados y que las autoridades concedieron la suspensión “exclusivamente” para operar servicios financieros, misma que no se encontraba suspendida al ser considerada como una actividad esencial por la Secretaría de Salud.
“En este y otros casos, la STPS seguirá con sus operativos de inspección para constatar el cumplimiento de las medidas sanitarias”, afirmó Alcalde.
En la emergencia sanitaria y tras la declaración del cierre de actividades “no esenciales”, las empresas de Ricardo Salinas Pliego han incurrido en varios desacatos a las medias anunciadas por el Gobierno federal para controlar la expansión del COVID-19 en el país.
Tan solo el martes pasado, circuló en redes sociales un video en el que se muestra que en uno de los call center que operan para el corporativo de Ricardo Salinas Pliego, continúa sus actividades, pese a que autoridades de la Ciudad de México lo clausuraron por incumplir con las normas sanitarias por la emergencia de COVID-19 en el país.
De acuerdo con uno de los empleados del centro de llamadas, sus jefes los hicieron laborar, pese a que en el sitio se tiene el registro de la muerte de un joven por el coronavirus, así como casos positivos en varios trabajadores.
Para burlar los sellos de clausura, los trabajadores son obligados a ingresar por el estacionamiento de la plaza comercial, ubicada en Rascarrabias 913. El trabajador grabó el recorrido que realiza para llegar a su espacio de trabajo. En las imágenes se aprecian los sellos de clausura en el número 911; así como el recorrido que tiene que realizar para ingresar a los elevadores habilitados en la torre.

Previous En México, inflación alcanza su menor nivel desde 2015
Next “Que no te cargue el payaso”, la campaña contra el coronavirus del Metro CDMX