INCIERTO EL REGRESO A CLASES

La SEP indica que las clases presenciales serán posibles sólo hasta que haya semáforo verde en los estados del país

El regreso a clases es incierto. La actitud ciudadana es más de desafío que de solidaridad con las medidas preventivas.
Hay muchos temas que considerar de esta materia del regreso a clases, antes de tomar la decisión de abrir las escuelas para el inicio a clases.
La Secretaria de Educación Pública ha señalado en días pasados, ante legisladores de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados que no hay certeza de que se pueda retornar a clases el próximo 10 de agosto debido a la incertidumbre que genera la pandemia del virus y que no será hasta que en cada entidad se encuentre el semáforo sanitario en verde cuando se permita el total retorno a clases.
En primer lugar, porqué la pandemia no se ha extinguido, al contrario, los contagios y los decesos no bajan en número; y, en segundo lugar, existe el temor de que se pueda agravar de iniciarse las clases en las actuales condiciones por la falta de disciplina en el comportamiento de los estudiantes.
Lo anterior ha sido señalado por expertos y científicos del país quienes no dan crédito a los datos proporcionados por las autoridades quienes pese al incremento de contagios y muertes han decidido regresar a la llamada normalidad.
Son millones de niños y jóvenes los que estarían regresando. ¿Cuántos de ellos portarían un cubrebocas, ejercitarían el habito de lavarse las manos y tolerarían la sana distancia?
Los profesores tendrían que hacer un esfuerzo para disciplinar a los alumnos en estas nuevas formas de comportamiento: ¿Tendrían esa posibilidad sin chocar con los padres de familia y hasta con los derechos humanos?
Que tiempo tardarían en persuadir a los alumnos de que, en esta nueva normalidad, se hace necesario asistir con un cubrebocas, lavarse las manos y ser cuidadosos en la relación con los otros alumnos.
En estos meses no ha podido el Estado, convencer a la ciudadanía de que hay que “quedarse en casa”, y que además cuando se sale a las calles, debe portarse un cubrebocas. Es de imaginarse las reacciones cuando se tenga que regresar a clases.
Sabedoras las autoridades de los problemas que hay que enfrentar en la nueva normalidad, siguen monitoreando el escenario nacional, para saber hasta dónde pude tenerse una fecha para el regreso a clases.
En algunas comunidades rurales podrían hasta linchar al maestro, porque hay gente que no termina de aceptar que hay que sanitizar las instalaciones públicas, en este caso las escuelas.
Ante este panorama las instituciones de educación superior como la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional decidieron no regresar a las clases presenciales y pospones exámenes de admisión.
La UNAM decidió posponer el examen de ingreso a licenciaturas para proteger la salud de los aspirantes y evitar contagios por COVID-19.
A través de un comunicado, la máxima casa de estudios, informó que las estimaciones dictan que no habrá condiciones sanitarias del 22 de julio al 1 y 2 de agosto, fecha en la que se realizaría el examen.
Señaló que las nuevas fechas para la aplicación de los exámenes, en los diferentes lugares y modalidades, serán dadas a conocer en los próximos días mediante las cuentas oficiales.
En medio de la incertidumbre que ha generado la crisis por coronavirus en varios aspectos, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) dio a conocer que ya se prepara para el arranque del próximo semestre; sin embargo, éste podría ser a través de internet en caso de seguir con la contingencia por COVID-19.
Las reinscripciones se llevarán a cabo del 21 al 25 de septiembre del presente año, mientras que del 21 al 25 de septiembre, de ser posible presencial, se realizarán los cursos intersemestrales para profesores.

Botón volver arriba