De alto riesgo Ser periodista o sacerdote en México: Centro Católico


Cinco sacerdotes y cuatro periodistas han sido asesinados en los cuatro primeros meses del 2018, “nos dan cuenta de estas profesiones incómodas”. Decir que son víctimas colaterales de la “violencia endémica” es una irresponsabilidad atribuyendo a que esto es obvio o natural por la situación en la que vivimos, consideró el Centro Católico Multimedial, al remarcar que “decir la verdad en México es peligroso y molesta a los poderes ocultos de este país que controlan hasta al mismo sector político”.
En su editorial titulada “Dos profesiones en riesgo”, el organismo católico señaló que de acuerdo con el organismo Campaña Emblema de Prensa, en 2018 las víctimas de los medios han aumentado drásticamente. México tiene el segundo lugar este año al haberse registrado la muerte de cuatro periodistas a la par con otros países como Siria y por encima de Ecuador, India y Yemen.
En lo que va del año, Afganistán es el país más peligroso para ejercer el periodismo con once profesionales de la comunicación muertos.
Lamentablemente México sigue entre los países donde menos garantías hay para los profesionales de la comunicación. Su labor los ha llevado a investigar en los entramados de la corrupción y crimen para informar sobre esta lacerante realidad de muerte que nos sigue acabando.
El pasado jueves 3 de mayo, la comunidad internacional celebró el Día Internacional de Libertad de Prensa teniendo en cuenta a la libertad de expresión como derecho fundamental reconocida en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, en México en el artículo 6o de la Constitución, como tal, el derecho a la información constituye el empoderamiento de todas las personas.
Según Campaña Emblema de Prensa enunció a los periodistas agredidos en lo que va del 2018. En esa lista están los mexicanos Carlos Domínguez Rodríguez, reportero de El Noreste Digital de Nuevo Laredo; José Gerardo Martínez Arriaga de El Universal; Agustín Silva Vázquez del Istmo del Sur de Oaxaca y la bloguera y comunicadora Pamika Montenegro.
El CCM destacó que decir la verdad en México es peligroso y molesta a los poderes ocultos de este país que controlan hasta al mismo sector político.

Previous Guerrero se consolida como sede de grandes eventos
Next Urnas, democracia y seguridad de todas y todos los mexicanos marcarán futuro del país: Segob