Desde su origen, la Reforma Educativa garantiza una educación de calidad: EPN

El Presidente encabezó la conmemoración del Día del Maestro.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que “desde su origen la Reforma Educativa, y cada una de las políticas que de ella derivan, ha tenido como fin último garantizar a las niñas, niños y jóvenes de México una educación de calidad”.
Refirió que esta Reforma “surgió de algo que resultaba evidente para todo observador: nuestro sistema educativo había sido colonizado auténticamente por intereses ajenos y producía resultados disfuncionales”.
“El nuestro era un sistema que no hacía honor al potencial y a la vocación de los maestros de México”, subrayó.
Al encabezar la conmemoración del Día del Maestro, el Primer Mandatario señaló que “los esfuerzos del pasado estuvieron dedicados a lograr una mayor cobertura, y sin abandonar este objetivo, en esta Administración decidimos imprimirle un mayor valor y una mayor prioridad a la calidad de la educación, a la formación que reciben los niños, las niñas y los jóvenes de México”.
Resaltó que “de ello dependerá el éxito y la oportunidad que tengan el día de mañana de construir una historia de éxito, o de encontrarse con un espacio de frustración; de eso depende, de que tengan hoy una educación de calidad”.
Precisó que “a lo largo de cinco años y medio hemos impulsado con toda convicción un conjunto de Reformas para transformar a México y conducirlo hacia una nueva etapa de bienestar y prosperidad”.
Destacó que de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, donde están integrados los 34 países con las principales economías del mundo, los países de mayor desarrollo, y del que México forma parte, en los últimos cinco años México ha sido el país que más Reformas ha logrado materializar, “y de ellas, la más compleja y la más trascendental, sin duda, es la Reforma Educativa”.
El Titular del Ejecutivo Federal recordó que al inicio de este sexenio, “mi Gobierno y las principales fuerzas políticas del país decidimos poner fin a una serie de prácticas que beneficiaban a una minoría, en detrimento de la calidad de la educación que recibían las niñas, los niños y los jóvenes de México. Nos negamos a ser cómplices de quienes habían distorsionado o usurpado las funciones de las autoridades educativas. Por eso, nuestra primera tarea consistió en recuperar la rectoría del Estado sobre la educación”.
Destacó que “esto no hubiera sido posible sin el respaldo de las principales fuerzas políticas representadas en el Congreso, que hicieron a un lado sus legítimas diferencias para establecer acuerdos que beneficiaran a todo el país”.
“La sociedad les reconoce su compromiso con el bienestar general por encima de intereses partidistas. La sociedad reconoce también el sentido de responsabilidad de los miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y en especial de su Presidente, Juan Díaz de la Torre, un líder que ha demostrado con hechos su dedicación a las mejores causas del magisterio y su invariable lealtad y compromiso con México”, añadió.
El Presidente Peña Nieto mencionó que la fórmula para lograr una Reforma Educativa que garantizara una mejor educación “era aparentemente simple: debíamos formar mejores maestros, desarrollar mejores contenidos y ofrecer mejores escuelas en todo el país”.
Para alcanzar el primer objetivo, puntualizó, “era necesario convertir el mérito en el eje del desarrollo profesional de las y los docentes. Con ese fin se estableció el Servicio Profesional Docente, que ahora permite a maestras y maestros ampliar sus conocimientos, mejorar sus habilidades pedagógicas y desarrollar su carrera a partir de su desempeño en las aulas”.
Refirió que la materialización de la Reforma Educativa ha sido un proceso arduo “en el que hay que reconocer la muy valiente participación de las y los maestros de México, de la sociedad de padres de familia y de una sociedad que la ha respaldado. Quizá sea ésta, la Reforma Educativa, la que ha tenido el mayor respaldo entre la sociedad, porque saben las madres y padres de cada hogar que el futuro de sus hijos depende en buena medida de la calidad de la educación que reciben”.
Indicó que “tan sólo el año pasado, más de 600 mil maestros, directores, técnicos, docentes y supervisores asistieron a cursos de capacitación, y este año nuestra meta es duplicar ese número, de modo que un millón 200 mil docentes estén mejor capacitados, especialmente en los nuevos contenidos educativos”.
Informó que al 14 de mayo, en el último informe que ha recibido de la Secretaría de Educación Pública, “más de 935 mil maestras y maestros ya están inscritos en cursos de formación”.
Reiteró que a partir de la Reforma “el factor que determina el avance de la carrera magisterial es el desempeño profesional, y a la fecha casi un millón 300 mil maestros han participado en los distintos procesos de evaluación, y cerca de 190 plazas y ascensos se han asignado por mérito gracias a los concursos de ingreso y promoción realizados en todo el país”.
El Primer Mandatario enfatizó que la Reforma Educativa “no se trata de sancionar a las maestras y maestros, y no pretende, como algunos señalan, hacer de la Reforma algo punitivo, de ninguna manera”.
“Creo que las maestras y maestros lo han ido percibiendo, lo han ido asimilando, y saben que se trata, después de varias oportunidades que tienen en su formación y preparación, de asegurar que estén debidamente formados, capacitados para asegurar una educación de calidad para la niñez y juventud mexicanas; y que, además, tienen la oportunidad de mejorar sus ingresos y sus posiciones dentro de la carrera magisterial a partir de su méritos, y repito, no a partir del favor de alguien, sino auténticamente a través del mérito”, agregó.
El Titular del Ejecutivo Federal dijo que “al concluir esta Administración, 200 mil maestras y maestros habrán logrado elevar su salario con base en su desempeño y podrán triplicar su sueldo básico. En efecto, ahora es la preparación la que determina la posibilidad de obtener una plaza magisterial, mejorar los ingresos y asumir una posición directiva”.
“Yo estoy convencido de que a partir de la Reforma, las y los docentes están más comprometidos con su labor pedagógica, con su responsabilidad frente a las madres y los padres de familia, y con su obligación como preceptores de sus alumnas y alumnos. Todo esto representa un cambio fundamental que genera un círculo virtuoso entre preparación, desempeño y retribución en beneficio de nuestras y nuestros maestros”, subrayó.

Botón volver arriba