2 pesos más caros los refrescos


Los refrescos aumentaron, en promedio, un peso en sus presentaciones medianas y 2 pesos en las botellas grandes, aseguró Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec).
El alza, dijo, no se aplicó de una sola vez en todo el país debido a las distintas marcas y embotelladoras existentes.
Así que las empresas refresqueras que surten a los comercios minoristas primero aplicaron el nuevo aumento en la región norte desde hace unas semanas y a la fecha ya lo generalizaron en todo el país, tanto para las bebidas de cola, que son los de mayor demanda (Coca y Pepsi), como los de sabor que aunque más baratos también les subieron un peso o dos, dijo el dirigente al asegurar que pudo constatarlo directamente en el levantamiento de la encuesta entre los agremiados de la Anpec de todo el país.
Incluso comentó que en la Ciudad de México, los proveedores no aplicaron el alza al mismo tiempo en todas sus delegaciones porque es un territorio muy extenso con miles de comercios minoristas que son abastecidos por diferentes embotelladores.
Las botellas de 600 mililitros son las más demandadas entre los consumidores de refrescos, seguida de las de un litro y las de 355 mililitros, pero sin importar la cantidad ni la marca en estas presentaciones, las refresqueras “les subieron un peso a todos éstos” por lo que cuestan 14 pesos, en promedio.
La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) consigna que la botella de un litro no retornable de Coca Cola alcanza un precio máximo de 18 pesos y la de 2.5 litros de 32.50, mientras que la presentació de 2 litros del Jarrito cuesta hasta 18.50 como máximo. La Manzanita y Mirinda de 2 litros cuesta 22 pesos y la botella de 3 litros de ésta última hasta 26.50 pesos.
Cuauhtémoc Rivera consideró que las refresqueras pueden atribuir o justificar el alza a la más reciente devaluación del peso frente al dólar, el cual rebasó la barrera de los 20 pesos la semana pasada al no finalizar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
Los refrescos son una de las principales mercancías “ancla” de las misceláneas y tiendas de abarrotes, y la experiencia de éstas es que cuando suben de precio “es como si les dieran banderazo de salida a los fabricantes del resto de los productos que vendemos para que también los aumenten de precio”, temió.

Previous VENTA DE VOTOS
Next 10 mil asesinatos y 269 feminicidios en el primer cuatrimestre de 2018: SESNS