Se va acabar la politiquería: AMLO


“Se va a acabar la politiquería, la corrupción, la robadera, el bandidaje oficial… No va a ser como ahora que unos cuantos se hacen inmensamente ricos, amasan grandes fortunas al amparo del poder público”, se comprometió Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Juntos Haremos Historia, en Atlacomulco, cuna de la clase política mexiquense que hoy también gobierna el país y ante unos 16 mil atlacomulquenses que abarrotaron la explanada del tianguis de los domingos.
Mientras los asistentes coreaban “¡Es un honor estar con Obrador!”, el tabasqueño recordó que el Banco Mundial estima en 20% del presupuesto (uno de cinco billones al año) el recurso público que no se aplica en México, pues se queda en los bolsillos de los funcionarios corruptos.
“Yo soy más moderado, calculo la mitad, 500 mil millones de pesos, de todas maneras, es muchísimo, no hay ninguna banda que robe tanto”, manifestó.
Si esa cantidad se distribuyera por partes iguales, dijo, se traduciría en 13 mil pesos mensuales por familia, cantidad que ni siquiera han regresado a entregar a las familias de Atlacomulco.
“El peor de los ladrones es el político corrupto y nada ha dañado más a Atlacomulco, al Estado de México, al país, que la deshonestidad de los gobernantes”, expuso.
Según el oriundo de Macuspana, Tabasco, el pueblo es honrado, pero el problema está arriba: “Si el presidente es corrupto, no hay autoridad moral y por eso no hay autoridad política”.
De llegar a la Presidencia de la República, repitió que reducirá su salario a menos de la mitad de lo que percibe hoy el presidente Enrique Peña Nieto, sin compensaciones, y obligará el apego al artículo 127 constitucional para que nadie gane más que el titular del Ejecutivo.
En la actualidad, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) perciben 650 mil pesos mensuales; los senadores 500 mil, diputados federales 400 mil y los locales hasta 300 mil pesos al mes.
“Vamos a bajar los sueldos de los de arriba porque van a aumentar los sueldos de los de abajo… proponemos justicia laboral”, dijo.
López Obrador insistió en que no vivirá en Los Pinos, sino en su actual domicilio, con su familia, “que es la casa de ustedes”, para que las instalaciones y las 60 hectáreas de jardines de la actual residencia oficial sean parte del Bosque de Chapultepec.
“Esa casa está embrujada. Mientras no haya limpias, salen las malas vibras, espantan, aparece El Chupacabras”, refirió.

Previous Destrozan en redes sociales a Ana Bárbara
Next Prevención para hacer frente a la inseguridad: José Antonio Meade