SEGOB RECONOCE AUMENTO EN VIOLENCIA


El gobierno federal no ha sido omiso y ha tomado diversas medidas tales como la implementación del operativo Escudo-Titán.

Luego de que la Confederación Patronal de República Mexicana (Coparmex) exigió al gobierno federal una reforma en materia de seguridad para combatir el aumento de la violencia, la Secretaría de Gobernación (Segob) reconoció que ha habido un aumento en los delitos de alto impacto, pero rechazó que sea omiso ante esa situación.
Al referirse a la problemática que afecta a distintas regiones, destacó el robo del combustible, conocido como huachicoleo, el tráfico de drogas, así como la participación de integrantes de la comunidad en actividades ilegales.
Adicional a ello lamenta que en el Congreso de la Unión y en la Suprema Corte no se han concluido los procesos para el reforzamiento de las fuerzas de seguridad, además del alcance de la operación del ejército.
“Lo anterior, generado en un contexto de debilitamiento de algunas estructuras institucionales en distintos niveles de gobierno, sean municipales, estatales o incluso federal”, señaló la Secretaría de Gobernación.
En un comunicado, la dependencia respondió al pronunciamiento de organismos del sector privado, acerca de la situación de inseguridad y violencia, quienes el lunes exigieron al gobierno acciones inmediatas para combatir al crimen.
Gobernación respondió con un informe de su operativo especial en marcha (Escudo Titán), al tiempo de manifestar su respeto por las opiniones de los empresarios.
“Esta Administración Federal reconoce que, contrario a la tendencia positiva registrada en sus primeros años en torno a la disminución de diversos delitos cometidos, particularmente de manera violenta en el territorio nacional, el 2017 resultó con un crecimiento inusitado en índices delictivos de alto impacto en diversas regiones del país”, puntualizó.
Las causas son variadas, se agrega en el boletín, pero en mucho se explican por la diversificación de actividades delincuenciales de organizaciones dedicadas, en un principio, al comercio de droga y con intereses también por la extracción ilegal de combustible, lo que comúnmente se conoce como huachicoleo.
De la misma forma, incide la participación en algunos casos forzada o inducida de miembros de diversas comunidades que han sido utilizados para generar barreras que obstaculizan la acción policiaca en la detención de personas que cometen ilícitos como el robo a transporte en carreteras y a trenes de carga.
Enseguida admite el debilitamiento de algunas estructuras de los tres niveles de gobierno y dice que frente a este panorama, el Congreso de la Unión y la Suprema Corte de la Nación no han resuelto temas fundamentales en materia de estructura orgánica de policías municipales y estatales, así como límites en la participación del fuero castrense en materia de seguridad pública.
En este contexto señala que el gobierno federal “no ha sido omiso y ha tomado diversas medidas tales como la implementación del operativo Escudo-Titán, a fin de mejorar los niveles de coordinación”.
Los resultados – afirma- son los siguientes:
• Se han asegurado mil 784 personas vinculadas con diferentes delitos de alto impacto, como homicidio y secuestro.
En lo que respecta al delito de secuestro, solo durante el mes de abril de este año se registró una disminución del 8.1 por ciento.
• En comparación con el año 2017, la disminución de este ilícito en el período enero-abril, representa ya un 16.13 por ciento a la baja en comparación con 2018.
• Se han ejecutado 727 órdenes de aprehensión y reaprehensión en todos los municipios donde se ha efectuado este operativo.
• Se ha logrado el aseguramiento de 16 mil 166 kilos de marihuana.
292 tomas clandestinas de combustible fueron localizadas y mil 513 vehículos con reporte de robo, han sido recuperados y puestos a disposición de aseguradoras o sus legítimos propietarios.

Previous Pemex oculta su fracaso ante huachicoleros
Next Red Devils por el triunfo ante VQueens