Realizan en Toluca el primer cortometraje en lengua de señas mexicanas


En ”El niño de los cerillos” se efectúo doblaje de voz para que las personas con discapacidad visual lo puedan escuchar

El cortometraje “El Niño de los cerillos”, proyecto que destaca lo importante de la inclusión social a personas con algún tipo de discapacidad y el erradicar actos discriminatorios a ese grupo de la población, es el primero realizado en Toluca en Lengua de Señas Mexicanas (LSM) con doblaje.
De igual manera, se efectúo doblaje de voz para que las personas con disca-pacidad visual lo puedan escuchar, comentó Anahí Espinosa, una de las directo-ras del cortometraje.
Espinosa, quien imparte talleres de esa lengua en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y en la Fundación “Un mismo pulso”, subrayó lo necesario de promover la inclusión de las personas con alguna discapacidad y no hacer dife-rencias.
Dicha temática se aprecia en la narrativa plasmada en el lenguaje cinematográfico.
“Es un cortometraje navideño adaptado en la Lengua de Señas Mexicanas, en él actúan personas con discapacidad”.
Detalló que la producción estuvo a cargo de la Fundación “Un mismo pulso”, la cual se adaptó a la Lengua referida.
El trabajo cinematográfico es dirigido por Anahí Espinosa y Eduardo Galicia, este último también participa junto con Luis Velázquez en la fotografía.
Otros colaboradores son: Regina Galán y María del Carmen Montes, además de actores.
Respecto al elenco, dijo que todos son oriundos de Toluca y el protagonista, así como otros jóvenes, tiene discapacidad auditiva.
El cortometraje se estrenó en redes sociales en la víspera del 25 de diciembre con la intención de que los espectadores reflexionen en la igualdad, la inclusión y el respeto a los derechos humanos.
La trama se desarrolla en la capital mexiquense y, en cerca de 15 minutos, se presenta la historia protagonizada por un niño sordo vendedor de cerillos en co-nocidas calles y avenidas.
En su camino se enfrenta al rechazo, la burla y la discriminación por su condición de vida; incluso, hay quienes lo ignoran.
No obstante, pese a ello hay ciudadanos que tienden la mano en la búsqueda de obtener ingresos económicos.
El Estado de México es una de las entidades con mayor cantidad de personas con alguna discapacidad, ya sea física o mental.

Previous Formulan reforma para asegurar descuentos vacacionales en museos y zonas arqueológicas
Next Unen esfuerzos para combatir Covid-19 el gobierno de Metepec y el Instituto de Salud del Estado de México