Fórmula 1 tiene los ojos puestos en Mick Schumacher


La entrada de Mick Schumacher, el hijo de Michael Schumacher, es un signo de esperanza para la Fórmula 1.

El ensayo del alemán Mick Schumacher en los boxes vacíos de Bahréin puede representar una señal de esperanza para la Fórmula 1.
Cuando el hijo de Michael Schumacher subió por primera vez a un coche de carrera de la escudería Haas, el futuro de la inestable categoría pareció volver a brillar un poco más.
“Es genial poder tenerte el año próximo en el campeonato”, celebró el presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Jean Todt.
Frenada por las consecuencias de la crisis del coronavirus y las controversias por las reformas, la categoría reina del automovilismo navega en tiempos de incertidumbre.
Por eso, el regreso del legendario apellido Schumacher brinda un empujón más que bienvenido.
Y así, antes de la penúltima carrera del campeonato en Sakhir, la Fórmula 1 luce electrificada ante la inminente llegada de Mick Schumacher.
“Algo es seguro, todas las miradas estarán puestas en él”, anunció la categoría en su página web.
Para la escudería Haas, el joven piloto impulsado por Ferrari representa una gran ganancia porque no solo atrae la atención sino también a nuevos auspiciantes.
El modelo de negocios de la Fórmula 1 ha comenzado a tambalear. El deporte automovilístico afronta desde hace mucho tiempo un problema de imagen por su incidencia en el cambio climático, pero la crisis causada por la pandemia aceleró la cuestión de su supervivencia.
Equipos privados como Williams, Alfa Romeo y McLaren padecen, como Haas, las recientes caídas de ingresos. Además, el retiro a fines de 2021 del fabricante de motores Honda anunciada hace poco golpeó fuerte a la Fórmula 1.
La crisis del deporte automovilístico es particularmente notable en Alemania, una de las potencias mundiales en el sector.
La marca Volkswagen decidió poner fin a todo compromiso en el deporte de motor. Dos años después de Mercedes, BMW y Audi fueron los últimos fabricantes en retirarse del Master Alemán de Turismo, que lucha con dificultad para asegurarse su supervivencia.
La Fórmula 1 también sufrió una dura caída, ningún circuito alemán albergará el año próximo un Gran Premio del campeonato mundial.
Por eso, el ascenso de Mick Schumacher a la categoría reina es un potenciador muy bienvenido, en especial desde que la estrella de su compatriota Sebastian Vettel ha caído bastante en los últimos tiempos.
Sobre la joven espalda de Mick Schumacher descansan gigantescas expectativas. Él mismo se muestra poco impresionado por todo espectáculo mediático que se armó. “Puedo lidiar con esta presión, espero que no sea diferente en la Fórmula 1”, expresó. Pronto podrá dar prueba de ello.

Previous NBA le prohíbe a jugadores actividades no deportivas al aumento de contagios de Covid-19
Next Nueve ayuntamientos mexiquenses aceptan la recomendación 3/2020 de la CODHEM